El intendente de Paraná, Sergio Varisco, fue imputado formalmente por su presunta vinculación en actividades de narcotráfico y deberá prestar declaración indagatoria el próximo martes 22 de mayo ante el juez federal Leandro Ríos.

El magistrado también citó a prestar declaración indagatoria al concejal Pablo Hernández (UCR) y a la subsecretaria de Seguridad del municipio, Griselda Bordeira, quienes deberán comparecer el martes en los tribunales federales de Paraná, se indicó a Página Judicial.

La medida fue dispuesta en el marco de una investigación por delitos de narcotráfico que tiene como principal implicado a Daniel Celis. La sospecha es que se trata de una organización dedicada a la venta de cocaína en distintos barrios de Paraná, bajo el liderazgo de Luciana Ernestina Lemos, pareja de Tavi Celis, en la que también estarían implicados altos funcionarios de la Municipalidad, informó Página Judicial.

En ese marco, el juez dispuso allanamientos en la casa familiar del intendente Varisco, donde vive su madre, Magda Mastaglia, y en su despacho en la Municipalidad de Paraná.

En esos procedimientos se secuestraron teléfonos celulares, anotaciones, documentación, computadoras y elementos de almacenamiento de información que abonarían la hipótesis de que funcionarios municipales participaban del negocio del narcotráfico.

Celis había sido detenido en mayo de 2017, luego de varios meses de investigación, en el momento en que varias personas descargaban un cargamento de más de trescientos kilos de droga en un campo de Colonia Avellaneda. Entonces fue acusado de organizar y financiar una estructura dedicada al comercio de estupefacientes que operaba en distintos barrios de Paraná. En aquella causa habían surgido indicios sobre un acuerdo político y un vínculo entre Celis y el concejal Hernández.

Lo cierto es que tras la caída de Celis la estructura se reorganizó hasta que pudo reconstruir el esquema de venta de estupefacientes bajo el liderazgo de Luciana Lemos y así funcionó al menos durante este año.

Hace algunas semanas, efectivos de la Policía Federal realizaron distintos allanamientos en los barrios Balbi, Antártida Argentina y La Floresta de Paraná en los que incautaron tres kilos de cocaína y anotaciones que revelaban cómo era el funcionamiento de la organización. De ese modo, desarticularon los domicilios señalados como lugares de almacenamiento y venta de drogas que regenteaba Lemos, aunque bajo el control y coordinación del propio Celis, vía teléfono celular, desde la unidad penal.

En ese marco, el juez también citó a declarar a Daniel Celis, su pareja Luciana Lemos; Eduardo Humberto Celis, alias Cholo, que es hermano del líder; Nahuel Jonatan Eduardo Celis, sobrino de Tavi; Wilber Figueroa Lagos, un ciudadano de nacionalidad peruana que sería el nexo con el proveedor de la cocaína que vendía la organización; Juan Manuel Gómez; Jonathan Jesús Heintz; Ernesto Ramón González, alias Gonza; y Alan Nicolás Viola.

Dejar respuesta