Crespo.-  Estuvo en Crespo Juan José Bahillo, precandidato a diputado nacional en primer término por la lista Nº2 “Somos Entre Ríos” que formó el oficialismo del peronismo provincial. Recorrió el Parque Industrial donde fue recibido por miembros de la comisión directiva y estuvo recorriendo una empresa. Luego visitó la redacción de Paralelo 32 donde mantuvo una extensa entrevista, acompañado por el presidente del bloque de concejales Javier Fontana y otros referentes del peronismo local, Alejandro Canavesio, el ex intendente y ex senador Juan Carlos Brambilla y Alcides Ulrich. Posteriormente hubo un encuentro con dirigentes, militantes y con la prensa en la sede de la Unidad Básica local. Bahillo es, actualmente, jefe del bloque de diputados provinciales del peronismo; entre 2007 y 2015 fue intendente de Gualeguaychú.

–  Augusto Alasino dijo a Paralelo 32 que las nueve listas opositoras son un mensaje desde la interna peronista que no se cerró en unidad. Dijo: ‘al primero lo puso Urribarri, a la segunda Bordet y al tercero Busti’. ¿Cómo responde a ese planteo?

—  Esa es la visión utilitarista que tiene Alasino, donde todo es ‘tactiqueo’, oportunismo, ‘juego acá para ver que ventaja puedo sacar’, un toma y daca muy mercantilista. Una visión muy mezquina y de corto plazo. Me gusta hablar con franqueza, la candidatura me la propuso Bordet y le costó convencerme. Me propone esto en el ámbito que Bordet va trabajando por una lista de consenso con distintos sectores del peronismo, sectores que se fueron y estaban dispuestos a volver. Me dijo ‘hablo con los más allegados a mí, hablo con intendentes y con legisladores, y el nombre tuyo ayuda a construir el mayor consenso posible’. Me pidió que lo acompañe en la candidatura y le dije que sí. ¿Qué quiero graficar con esto? Que la lógica de la construcción de la lista no tiene nada que ver con la hipótesis casi delirante de Alasino.

Internas prohibidas

–  ¿Por qué aparecen, entonces, otras nueve listas? Es un dato muy fuerte.

— Es cierto. Yo creo que ahí hay una reacción del peronismo a decisiones que tomamos, y me hago cargo, a distintos niveles de responsabilidad, en los últimos cuatro años, donde prácticamente se prohibió la interna en el peronismo. Se armaba una lista, ya sea a nivel provincial o a nivel municipal, lo hicimos en Gualeguaychú también, se decía ‘el candidato es tal’. Luego había que contener en términos políticos, y no se permitía la interna. Creo que fue un error y Bordet ahora lo ha subsanado, logró un consenso importante con el acompañamiento de los intendentes y de los legisladores, incorporó dos sectores que se habían ido, como el de Jorge Busti y el Frente Grande. Y los que no se sintieron contenidos van a internas. Indudablemente, el peronismo tenía ganas de que haya internas porque se las habían prohibido.

–  ¿Por qué no hubo internas en esos cuatro años?

—  Creo que había una conformación de liderazgos muy fuertes a nivel nacional, provincial y territorial, que se naturalizaron y que había que respetar a rajatabla. Me hago cargo, porque en Gualeguaychú cometí el mismo error. Quizás con cierta dosis de arrogancia, fuimos dejando compañeros de lado, que terminaron yendo por afuera y a otros los obligamos a acompañar una lista que, quizás no tenían problemas en acompañar, pero primero querían participar de la interna. Eso fue un error, tendríamos que haber dejado participar en la interna y después, como decimos los peronistas, el que gana conduce y el que pierde acompaña. Perdimos muchos compañeros por el camino, se nos fueron muchos votos por afuera. Quizás por eso, perdimos la mitad de las intendencias que teníamos y por un resultado muy estrecho pudimos conservar la Provincia. Creo que esta estrategia de Bordet es superadora. Diez listas internas pueden parecer mucho, pero la campaña se está llevando con mucho respeto, más allá de alguna chicana. Está dado el marco de respeto para que el 14 de agosto estemos todos juntos. Al final, todos los votos del peronismo van a quedar en el peronismo.

–  Parece que la llave maestra de la unidad fue reincorporar a Busti. Podría haber jugado por afuera poniendo en peligro la hegemonía del PJ como en octubre de 2015, que casi pierden la gobernación.

— Pudo haber sido un escenario posible. Uno no puede negarle a Jorge Busti, a partir de haber sido tres veces gobernador, su desarrollo territorial en toda la provincia. Es uno de los dirigentes más reconocidos del peronismo entrerriano. Quizás no debió irse nunca, o haber vuelto antes. ¿Por qué se fue? Creo que hay responsabilidades compartidas, hubo ausencia de diálogo, porque diferencias puede haber, matices puede haber y está bueno que haya, pero no se puede perder el diálogo.

El bloque nacional

–  A partir del 10 de diciembre va a estar frente a un gobierno nacional fuertemente enfrentado a muchos aspectos del peronismo y con un gobierno provincial muy dependiente. ¿Cuánto espacio de libertad tiene para hacer política?

—  La definición que compartimos con el gobernador es que vamos a ir a la Cámara de Diputados de la Nación con iniciativas que aporten al desarrollo de la provincia. Entre Ríos tiene un futuro fantástico con siete u ocho actividades que le dan sustentabilidad. Hay muchísimo por hacer y ese va a ser un eje importantísimo de nuestro trabajo, para generar inclusión y que nuestros jóvenes se queden en la provincia. Vamos a hacer una oposición razonable y, creo, inteligente. No nos vamos a levantar todos los días pensando a qué nos podemos oponer. Pero, todas las cuestiones que entendamos que son un retroceso en las conquistas logradas en los últimos 12 años, o que perjudican sobre todo a los sectores medios y los más vulnerables, que es lo que contiene el peronismo, no las vamos a acompañar, y vamos a hacer propuestas alternativas.

–  ¿Cómo está llevando el gobierno provincial esta situación?

—  En este año y medio tuvimos una agenda legislativa importante. Hemos sancionado leyes por consenso con la oposición que subsanaron cuestiones sensibles a la transparencia, que era una gran demanda de la sociedad, como la nueva Ley de Ética Pública, que tiene media sanción; regularizamos los cargos en el Tribunal de Cuentas. Creamos una bicameral para el seguimiento a las obras con inversiones chinas. También hemos trabajado con una demanda del Ejecutivo, por la autorización y el refinanciamiento de deudas de la provincia. El problema más importante es el corto plazo, porque la deuda vence en dos o tres años. El gobernador, con una buena ingeniería financiera, ha tomado algunas medidas que dan desahogo a las cuentas públicas. Hemos encontrado en la oposición provincial una actitud similar a la que queremos llevar al Congreso.

Falta de liderazgo

–  El peronismo va a tener que darse un liderazgo a nivel nacional, si quiere ser competitivo en 2019. ¿Bordet está en condiciones de participar de ese liderazgo?

— Creo que está en condiciones, por lo menos, de formar parte de la mesa que vaya definiendo liderazgos. Todos sabemos que lo que se resuelva en la Provincia de Buenos Aires va a pesar con una gravitación importante. Hay que ver el proceso de Randazzo, de Massa, de Cristina. Eso lo van a dar los votos, ya no va a ser una discusión subjetiva entre nosotros. Y también cómo se definan las distintas provincias.

–  En un escenario donde Cristina va a jugar fuerte, ¿cómo se ven Uds. compartiendo un espacio donde habrá acuerdos y disidencias?

—  Creo que el peronismo a partir de 2015 está en una crisis casi de representatividad y de liderazgo. Haber perdido el gobierno nacional, varias provincias y acá haber perdido una cantidad de intendencias, hace que tengamos que hacer una honesta y fuerte autocrítica. Esa crisis de liderazgo, creo que los gobernadores la han trabajado muy bien, al definir que en 2017 cada provincia decide de manera autónoma su tema electoral y como resuelve sus cuestiones el peronismo. Estas elecciones van a servir para ordenar el peronismo. Yo voy a estar en el bloque del peronismo y, en todo caso, tomaremos las decisiones y las definiciones en conjunto con el gobernador Bordet.

–  A uno le queda la impresión que el bloque con ustedes puede ser más dócil, teniendo en cuenta algunas posturas díscolas como las de los diputados Barreto o Solanas, por ejemplo.

— Vamos a trabajar en coherencia y consonancia con lo que defina el gobernador Bordet. De eso no cabe ninguna duda. En lo personal, no estoy inventando nada nuevo, lo vengo haciendo desde hace un año y medio en la Legislatura. Hay que entender a un gobernador que ha tenido ciertas fragilidades en llevar adelante las cuentas públicas, también por una inmovilidad importante que se produce en 2016 con el cambio de gobierno. El gobierno nacional, en el primer semestre cerró las cuentas públicas. Nosotros no sabíamos qué obras iban a seguir, qué iba a financiar Nación.

Obras públicas

–  ¿Después el gobierno nacional terminó desarrollando las obras?

—  Se retrocedió bastante y no se ha logrado el nivel de obra pública que se venía trabajando desde el gobierno anterior. De hecho, se cayeron la mayoría de los convenios entre Vialidad Nacional y Vialidad Provincial para reparación y mantenimiento de caminos. Las obras del hospital de Gualeguaychú siguen paradas.

–  Hospital que fue inaugurado dos veces

— No fue inaugurado dos veces. Me hago cargo de un hecho político que tuvimos, que con mucha picardía la oposición dijo ‘lo están inaugurando’, pero fue más una chicana de la oposición y no supimos reaccionar comunicacionalmente. Que me muestren una foto donde estemos cortando una cinta. No hay foto, no fue ningún funcionario nacional. Hubo una teleconferencia con Cristina, que estaba inaugurando un hospital en La Matanza; nosotros quisimos mostrar la importancia de nuestra obra. Es difícil de contar así y por eso parecía que estábamos inaugurando. Encima, a un mes y medio de las elecciones de 2011.

–  ¿Los convenios entre ambas Vialidades siguen parados?

— Siguen parados. Es más, yo creo que ya se dieron de baja desde el gobierno nacional. Eso afecta fuertemente la falta de obras y la disponibilidad presupuestaria de Vialidad Provincial, porque tiene que hacer frente a esos gastos e inversiones y no tiene los recursos necesarios.

–  Hay una discusión entre Nación y Provincia sobre la plata que recibe Entre Ríos. ¿Cómo responde Ud?

—  El altísimo porcentaje de obra pública que se ve en la provincia, tiene financiamiento provincial. Hay que separar el Plan Hábitat con obras en los municipios. Y vino esa modalidad del 70/30, que antes no existía. Las obras que financiaba Nación, en su totalidad eran de Nación. Ahora, todas las obras que financia Nación, salvo Hábitat, son 70% financiado por Nación y 30% por Provincia. Cuando ellos nombran ‘todas las obras nacionales que se empezaron’, la verdad es que la única que se está ejecutando es la Defensa Norte de Concordia. En vivienda, el gobierno nacional no ha empezado desde el 10 de diciembre de 2015 ningún barrio nuevo en ninguna localidad de la provincia. Todo lo que han inaugurado viene de antes. Yo respeto que alguien que asume, quiere hacer modificaciones y cambiar programas, está bien. Había programas de vivienda que funcionaban muy bien. Yo los hubiera dejado y mientras tanto hubiera desarrollado algo alternativo. Pero acá dieron de baja todo para implementar nuevas modalidades con bancarización, que dejan al IAPV al costado, que tiene una experiencia de trabajo importante. La verdad es que no se construye ninguna vivienda más desde el 10 de diciembre de 2015 a la fecha y en la provincia se perdieron 2 mil puestos de trabajo de la UOCRA. En Gualeguaychú hicimos 1.503 viviendas en ocho años, desde el 10 de diciembre no se ha iniciado ninguna vivienda. Las que se inauguran son de la gestión anterior. Ojalá eso se pueda revertir. Si quieren desarrollar nuevos planes está bien y están en su legítimo derecho. Pero que restablezcan los planes que andaban bien. El departamento Gualeguaychú tiene obras nuevas en inicio por 800 millones de pesos financiados desde Provincia, y no tiene una obra en marcha financiada por el gobierno nacional. Las obras de vivienda que puede señalar la oposición en Gualeguaychú vienen de la gestión anterior.  No es cierto tampoco lo de las ayudas, con aportes de rentas generales a las provincias. Cuando ellos hablan de las transferencias de Nación, se refieren a préstamos ‘intra mes’. ¿Qué hace Nación? Adelanta la coparticipación del mes para que la provincia pueda cumplir el cronograma de salarios. Pero se lo descuenta desde el día 15 en adelante. Cuando llegamos al 31, estamos en cero.

Críticas al peronismo

–  ¿No está muy cascoteado Sergio Urribarri y juega en contra, con latiguillos de la oposición como ‘el sueño entrerriano’?

— Yo creo que no, son cuestiones de microclima político. La gente vota pensando en el futuro.

–  Desde Cambiemos se plantea mucho el voto con ‘miedo al pasado’.

— Esa es la lógica de Cambiemos, es una chicana marketinera. A mí me gusta discutir política. Esta economía en la que han abierto las importaciones, que han deteriorado el mercado interno y el poder adquisitivo de los trabajadores, que han fortalecido solamente al sector exportador y financiero, que se cae la actividad económica porque se cae el salario vía tarifazo e inflación. Ellos piensan que hay que ‘enfriar’ la economía para parar la inflación. Nosotros creemos todo lo contrario, que las vías para bajar la inflación son otras. Me gustaría discutir eso, el modelo económico, no procesos judiciales. Cuando uno entra con esa chicana es porque no se anima a debatir política. Lo importante es qué le pasa a la gente, a un asalariado, a una pyme, al sector comercial. Es ahí donde queremos poner el eje de discusión.

–  Hablando de recortes. Hay un tremendo déficit porque se dio más de lo que se podía, el recorte debía hacerlo el gobierno que viniera. Lo mismo si ganaba Scioli, tenía que hacer algo.

—  Había cuestiones que corregir en el último año. Con los fondos buitres había que arreglar, pero me hubiera gustado que se arregle de otra manera. En el tema tarifario había que hacer un sinceramiento. Pero como ellos lo hicieron no tiene nada que ver con lo que hubiéramos hecho nosotros. Con el cuadro tarifario no se tuvo en cuenta a grandes sectores de la economía. Se podría haber hecho gradual, sustentando el poder adquisitivo de la gente. En este país, si no tenemos un fuerte mercado interno no tenemos futuro sólo con el sector financiero, el sector exportador y la apertura de las importaciones como base que proponen ellos. Hoy tenemos un sector financiero que está jugando a la especulación, los bancos pasaron a ganar 6 mil millones de pesos por mes, 72 mil millones al año. Han multiplicado por seis sus ganancias.

Lista Nº2 “Somos Entre Ríos”

1º Juan José Bahillo

2º Mayda Cresto

3º Gustavo Zavallo

4º Carolina Gaillard

5º Claudia Gieco

Dejar respuesta