Una familia tipo necesitó en junio $19.601,79 para cubrir el costo de la Canasta Básica Total (CBT), la cual subió por encima de la inflación, según datos publicados hoy por el INDEC.

El informe indicó que la canasta básica alimentaria (CBA), que determina el nivel de indigencia, subió 4,9% en junio frente a mayo, mientras la variación de la total fue de 4,1% en el mismo período.

Ambos incrementos fueron superiores a la inflación promedio del mes pasado, del 3,7% según el instituto que conduce Jorge Todesca.

El sondeo oficial dio a conocer también que la variación interanual de la CBA y de la CBT resultó del 29,7% y 32,3%, respectivamente.

Esas cifras también fueron mayores al avance de los últimos doce meses de los precios minoristas, que llegó a 29,5%.

En ese escenario, la canasta que mide la pobreza acumuló un aumento de 17,5% en el período comprendido entre diciembre y junio.

Un hogar integrado por un matrimonio y dos hijos necesitó el mes pasado $19.601,79 para no ser considerado pobre, mientras que precisó $7.840,72 para cubrir los costos de la canasta básica alimentaria y no caer en la indigencia.

En junio pasado, el costo de la CBT, que considera los bienes y servicios no alimentarios, se había ubicado en $14.811,08, arrojaron los datos de la Valorización mensual de la canasta básica alimentaria y de la canasta básica total.

En el caso de una familia con tres hijos, el costo de la canasta básica total se elevó a $20.616,77, al tiempo que para no ingresar en la categoría de indigente debió contar con un ingreso de $8.246,71.

El estudio oficial subrayó que un hogar de tres miembros, compuesto “por una jefa de 35 años, su hijo de 18 años y su madre de 61 años”, necesitó $15.605,31 para evitar caer en la pobreza.

Esa familia precisó también $6.242,13 para no ser considerada indigente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here