Victoria.- A poco de terminar la secundaria y una experiencia fallida en Rosario, pensó en cambiar de aire, con cien pesos en el bolsillo y la convicción de sobrellevar cualquier situación, emigró a la gran ciudad en busca de oportunidades. En Buenos Aires atravesó varios sinsabores, desde vivir en la calle a trabajar tiempo parcial, luego calificar para lograr un ingreso estable y la posibilidad de alquilar un lugar confortable.

Los Mac Dugall fueron noticia en 2012 cuando en octubre de ese año se desató una tormenta que se llevó la vida de la hija del matrimonio. En la oscura noche que se colaba por los techos, el fuerte viento arrancó un frondoso árbol de la casa que infortunadamente cayó sobre el baño donde la joven embarazada tomaba una ducha.

Casi cinco años después de aquel penoso y conmovedor hecho, otro hijo de esa familia, llamado Raúl, es noticia por estas latitudes ya que integra la Selección Nacional de Fútbol gay (SAFG), que disputará en breve un mundial de la especialidad en Estados Unidos.

Paralelo 32 dialogó con él en una fugaz visita a Victoria que el joven de 25 años hizo por cuestiones familiares. Dejando de lado preconceptos, hablamos de diversos temas que se cuelan por la ventana de esta oportunidad en su carrera.

Contexto

Parece que todavía el tema necesita visibilidad, no alcanzó con que Ruud Gullit, quien brilló en las décadas del 80 y 90, especialmente con el equipo Milán de Italia, hiciera su confesión en el mejor momento de su carrera.

Por éste y tantos otros jugadores más, como Renato y Leandro de la Selección de Brasil de los años 90. O más acá en el tiempo, cuando el arquero titular de la Alemania Manuel Neuer sorprendió en 2011 al confesar abiertamente su homosexualidad, no evitamos preguntarle: ¿Por qué un mundial de fútbol gay?, ¿no es autodiscriminarse en un mundo donde cada día aparecen artistas de las más diversas ramas de la expresión, como el caso de los cantantes, y tantos otros deportistas de un sinnúmero de disciplinas declarando abiertamente su identidad de género?

Parece que el tema no se agota en los nombres o las decisiones, mientras esperan la aprobación de la visa para ingresar al país gobernado por Donald Trump, el grupo ve esta instancia como una oportunidad de oro, “hay varias organizaciones, así como están las de carácter nacional, las hay en el plano internacional las cuales programan eventos deportivos y éste es uno de ellos”.

Nuestro interlocutor cita como ejemplo a la Asociación Internacional Amateur de Fútbol de Gays y Lesbianas (IGLFA), o la GLISA, que propone a Buenos Aires como la sede para los próximos juegos en 2021.

El papá de Raúl (Beto Mac Dugall, también fallecido recientemente) fue un técnico de mucho empuje para las inferiores de El Porvenir, sin embargo nuestro entrevistado confiesa que siendo chico no quería jugar al fútbol, “fue de grande que empecé practicar, y me gustó. Imaginate, mi viejo futbolero de alma y mi hermano se había ido a probar a Boca, incluso mi hermana que falleció, tenía tatuada una jugadora de fútbol en la pierna”, insiste quien hoy se define como un cinco con proyección.

Antes de salir a la cancha

“Cómo lo ve uno y cómo lo vive es diferente, porque si bien una sociedad en sí está obligada a aceptar la diversidad, todavía cuesta; lleva tiempo y trabajo, sacarse mañas. La vida te forma a golpes y así es la sociedad… complicadísimo”, se sincera Raúl y agrega: “no tenemos la difusión necesaria, por expresarlo de alguna manera, no es porque queramos hacer un pasacalle o un cartel en el que expresemos que los gay y lesbianas hacen un torneo diferente e internacional, no pasa por eso, sino que se sigue defenestrando tanto la orientación sexual, en cualquier ámbito, y ya que no nos quieren… por decirlo de alguna manera, hacemos nuestro rancho aparte”.

— ¿Entonces este campeonato es en respuesta a la discriminación?

— Fijate que en el fútbol profesional local no hay jugadores que se declaren abiertamente gay. Por esto, hacemos nuestro todo lo que nos sirve como colectivo LGBT.

La Selección gay está organizada como tal hace diez años, la falta de recursos y de espacio físico propio los lleva a esforzarse para lograr estos objetivos desde un número cada vez más importante de personas que ven en esta instancia una posibilidad de intercambio, encuentro y visibilización.

La entidad sí tiene personería jurídica como ONG, que les reditúa para la representatividad ante otros equipos, incluso enfrentan formaciones que no son necesariamente conformadas por futbolistas gay, “en otros países ya hay ligas de fútbol gay, como el caso de Inglaterra que cuenta con todo el auspicio y acompañamiento estatal, aquí estamos un tanto más relegados”.

Formar parte del grupo

“Sin mayores prejuicios para encarar proyectos, caí justo en un grupo que era futbolero, un integrante que era hincha de Atlético de Tucumán me invitó a un partido de fútbol 5 (cinco) donde se sumó cada vez más gente a las prácticas, hasta que uno de esos días llegó un chico que hoy es el actual capitán de la Selección y me invitó a integrar el juego ya en cancha, de 11 (once), desde entonces estoy en el mediocampo”, manifestó el entrevistado.

— Hay alguna limitación, quiero señalar con esto a mujeres que se perciben hombres y quieren integrar las lista de jugadores, ¿pueden hacerlo?

— La otra vez lo analizaba con una chica (si bien el torneo lo disputan solamente hombres), hay un tema físico que es complicado de entender para el LGBT. Por ejemplo, si vos fuiste mujer y mediante tu reasignación de sexo e identidad autopercibida tenés documentación de hombre, no te permiten inscribirte, por la diferencia de contextura, fuerza, etcétera. Ahí hay un vacío.

Torneo

El 26 de mayo comienza el torneo en Estados Unidos y para esa fecha el equipo argentino deberá estar en el país del norte representando a la comunidad gay de nuestro país. “Falta muy poco, por estas horas estamos tramitando una visa grupal, ya hay equipos que están entrenando allá; nos ofrecieron un lugar donde entrenar, por el clima cálido que impera en esta época se va a jugar después de las 17, y no se disputarán encuentros los fines de semana, así que tendremos margen para probar jugadas en esos días”.

Como antecedente más inmediato, el seleccionado nacional se coronó campeón del mundo en 2012 al ganarle la final a Uruguay por 6 a 0, ahora los Out Games EEUU los enfrentan a un nuevo desafío LGBT y con este victoriense en sus filas, sueñan con levantar una nueva copa.

Dejar respuesta