Victoria.- Por estas horas Christian ‘Chiquilín’ Albornoz está haciendo su debut como comentarista radial del partido de soccer entre LA Galaxy y Real Salt Lake en el estadio StubHub Center de Los Ángeles.

El jueves, tras largas 16 horas de avión, el victoriense arribó a esta ciudad al sur de California para emprender un desafío que puede marcar un antes y un después en su carrera como periodista y locutor. “Empiezo a trabajar en radio y transmisiones deportivas para La Pasión Radio, el medio que Adrián Fernández detenta en aquella ciudad, y con quien ha estrechado una amistad que comenzó casi por azar cuando aquel arribó a Victoria”.

“Nos hicimos amigos, él valoró mi trabajo en Radio Box (el medio radial que Chiquilín creó y desde el que transmite enlaces con aquella emisora —N.R.) y comencé a hacerle algunas producciones, no solamente le gustó sino que me tentó a viajar y acá estamos”, dijo Christian a Paralelo 32, destacando que desde el primer momento tuvo el apoyo de su familia para esta escalada en su currículum.

“Voy a probar, estaré hasta diciembre transmitiendo mi programa ‘podría ser peor’ desde acá  por streaming; además puede que sea el trampolín para otros trabajos”, añadió el entrevistado que supo colaborar con este Semanario desde el suplemento ‘La Portada’ juntos con Walter Auer.

La diferencia de cuatro horas no fue impedimento para comunicarnos de manera fluida vía Whatsapp, donde Christian valoró esta predisposición de Adrián Fernández y su señora para permanecer en la casa de ellos en este comienzo.

¿La transmisión de hoy, es un partido de fútbol-soccer no?

— “Es un partido por la MLS (liga de Los Ángeles, donde entre otros está el ex Boca Juniors Nicolás Lodeiro), voy estar de comentarista del partido, luego bajo a realizar notas. Según me comentó la producción, tengo unas notas pactadas para hacerles a unos jugadores uruguayos. El programa es realizado por latinos, mexicanos y uruguayos. Según me adelantaron, puede pasar que salgan notas donde tenga que hacerlas en inglés”.

Nada se logra sin esfuerzo, también está la cuota de suerte, pero Chiquilín ha puesto mucho en esa valija de ilusiones, primero estudiando y perfeccionándose hasta obtener los títulos de periodista y locutor, luego pasó de ser productor de sus propias ideas a montar una radio mientras incursionaba en otros formatos como el video y los cortos (llegando a estrenar su apuesta en el Cine Teatro local). Desde este periódico al sur de Entre Ríos le deseamos la mejor de las suertes, sabemos que esta nota llegará a ese destino tan lejano donde un victoriense ha tocado tierra para mostrar que el mundo es cada vez más chico, ojalá sean muchos relatos y que ese nombre vaya cobrando preponderancia en el aire californiano.

Dejar respuesta