Victoria.- La coordinación de Jóvenes y Adultos dependiente del Consejo General de Educación lleva adelante talleres de manualidades y pintura en A.PA.FA.DI. y la residencia El Negrito Manuel. Este año buscan generar intervenciones artísticas  e intercambios con otras instituciones para seguir vivenciando experiencias tras una formación integral de cada uno de los jóvenes y adultos que integran los talleres.

“Mi objetivo permanente como docente es buscar en la discapacidad, la capacidad” dice la profesora de Artes Visuales y de Educación Especial, Verónica Andino quien lleva adelante dos propuestas educativas de la coordinación de Jóvenes y Adultos en la Asociación de Padres, Familias, Amigos y Personas con Discapacidad (A.PA.FA.DI) y en la Residencia Socioeducativa Negrito Manuel.

En ambas instituciones es muy variada la condición de cada uno de los jóvenes, y eso es lo que lleva a la docente a la búsqueda permanente atendiendo la particularidad de cada uno de sus alumnos.

La joven docente recuerda que su labor surge de la oferta académica que la modalidad de Jóvenes y Adultos tiene en esta ciudad desde hace más de cinco años en ambas instituciones.

El taller de capacitación laboral se denomina: Auxiliar en Manualidades y Pinturas. “Creo que no todo es para todos, pienso que no hay que darle a todas las personas todas las cosas, sino que hay que darle a cada uno lo que realmente necesita” comenta Andino.

La premisa

Al momento hablar de su trabajo, la docente no duda afirmar “para recibir primero hay que dar” y quizás esa es una de las principales premisas que los seres humanos tenemos que incorporar en la vida. “esta tarea especial que involucra a personas con discapacidad es un dar y recibir permanente, que mayormente se transforma en aprendizaje para ambos. Si bien estamos dentro del sistema educativo, y debemos respetar ciertas estructuras, la modalidad me ha permitido poder valorar el ‘ser’ y el ‘hacer’ desde la docencia y desde la persona, a trabajar en los tiempos de ellos, y no en los míos, poder moderar y comprender los espacios de aprendizajes como un intercambio que evoca a lo sensible, al asombro permanente”. Y agregó: “Entre lo que yo quiero lograr y lo que ellos espontáneamente pueden dar, se generan matices que llevan a lograr productos maravillosos. Como romper las estructuras convencionales y darnos permiso desde el arte y las manualidades, a experimentar permanentemente”.

También la docente perteneciente al staff de capacitadores de la coordinación de Jóvenes y Adultos revela que para no encontrarse con posibles frustraciones en su tarea, tuvo que ejercer la confianza como una primera instancia, “porque creo que debemos primero creernos y vernos capaces de lograr lo que nos propongamos para luego convertirnos en el estímulo de otros, para que ellos logren motivarse y así alcancen también lo que desean. No es tarea sencilla para nadie esto de sentirse seguros y confiar, pero hay que buscar la manera, agotando todos los recursos posibles hasta lograrlo”.

Generar vínculos

Quien pretenda trabajar con persona con discapacidad, tiene que estar dispuesto a entablar vínculos reales, “acercarse, involucrarse y sentirse capaz de lograr grandes cosas. Lo demás se dará por sí sólo. Comprendemos que no todos tenemos la misma sensibilidad”.

Una pregunta inevitable, es consultar que le falta a Victoria para ser una ciudad inclusiva, y es ahí donde Andino hace una referencia a la accesibilidad, el trato que brindamos los victorienses, la educación, el sistema de salud a las personas con discapacidad entre otros puntos. “Creo que Victoria es una ciudad en proceso, que si bien se han logrado muchas cosas a nivel general, aún nos está  faltando. Y nos falta en todos los ámbitos, desde lo educativo más allá de la predisposición, nos están faltando los recursos didácticos, y otras acciones que refuercen estas intenciones que van por buen camino. Desde lo social, bien podemos ver que las estructuras edilicias tienen sus falencias y se debe seguir transformando. La salud es otro gran tema”.

Y puntualizó: “muchas veces como ciudadanos no encontramos la manera de incluir sin tener que hacer notable la discapacidad. Es preciso comprendernos, preguntar si se necesita ayuda para que el otro responda si la quiere, no tratar a adultos discapacitados como si fueran niños de preescolar, porque son adultos, con discapacidad pero adultos que necesitan del saludo, pero del saludo cordial y amable no de diminutivos, ni pequeñeces, porque todos somos grandes y comprendemos como tales” puntualizó, si bien resalto el trabajo de los diversos estamentos del Estado, agregó que quizás lo que se necesita en la sociedad es mayor información, capacitación y herramientas para que todos aprendan y comprendan.

Acciones comunitarias

Entre las diversas propuestas innovadoras que han participado los grupos, se puede destacar la primera Muestra Artística Plástica de Personas con Discapacidad a nivel provincial, desarrollada en 2016 y que se convirtió en itinerante logrando llegar a exponer en el Consejo General de Educación.

Mientras que este año se pretende generar intervenciones artísticas  e intercambios con otras instituciones que permitan seguir vivenciando experiencias que alimenten la formación integral de cada uno de los jóvenes y adultos que son parte  de los talleres.

Finalmente la docente no dudó en aclarar que: “Es necesario destacar que cada logro cometido se debe al compromiso, el ir a la par y la gran confianza que han depositado en mí mis superiores y los responsables de estas instituciones, siendo tan necesario y encomiable el compromiso de los padres de A.PA.FA.DI y del hogar Negrito Manuel; que como bien sabemos ellos en su mayoría no cuentan con una familia directa que los contenga, pero cada uno de sus trabajadores les da ese apoyo y bienestar que necesitan”, dice convencida que el arte, tiene el poder de sanar, curar y permite alcanzar grandes logros.

Dejar respuesta