Ramírez- El joven ramirense Agustín Weimer participó de un campamento en la reserva biológica Huilo Huilo de Chile, que tiene como fin formar a los próximos líderes científicos de Latinoamérica.

Weimer fue parte de los 39 jóvenes de Chile, Argentina, y por primera vez de Uruguay, de colegios municipales, subvencionados y particulares, que formaron parte de la sexta versión del Campamento Científico Bayer Kimlu.

“Mi familia se compone por mi papá Norberto, mi mamá Mabel y tengo dos hermanos, Diego de 23 años y Cecilia de 20 años. El apoyo familiar es fundamental. Tengo 17 años, voy a 6º Año de la Escuela Secundaria Nº 4 Francisco Ramírez y suelo participar como asistente y también como organizador del tradicional campamento científico que se hace en General Ramírez”, comentó Weimer a Paralelo 32.

La actividad a la que fue el ramirense tiene como propósito formar a la próxima generación de líderes en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas de Latinoamérica y entregarles las herramientas necesarias para su desarrollo personal y profesional. “El campamento fue del 7 al 17 de marzo. De Argentina fuimos nueve chicos, y solo estaba yo por Entre Ríos, lo que es motivo de orgullo. Los argentinos fuimos todos juntos en avión, o sea que como experiencia fue muy buena, con la posibilidad de estar conviviendo con otros chicos. Se generan así buenos lazos de amistad, más allá de todo lo que uno aprende. Estábamos alojados en cabañas adentro del predio. La parte organizativa fue muy buena. No falló nada, está todo calculado”, destacó.

Detalles de la propuesta educativa

Durante diez días los campers realizaron cursos que buscaron potenciar sus aptitudes científicas tales como talleres de método e investigaciones, trekkings científicos, además de actividades recreacionales al aire libre como canopy, en un ambiente de alta exigencia y trabajo en equipo.

Esta nueva versión del programa, que integró a tres países de América Latina, permitió potenciar el desarrollo de los jóvenes en un ambiente multicultural.

“Para participar tenés que someterte a un proceso de postulación, contando experiencias previas en ferias de ciencias, olimpiadas y te hacen preguntas motivacionales. Además dos profesores deben hacer cartas de recomendación; y hacés un video de un minuto contando por qué querés ir al campamento. No es libre, sino que participás de un proceso de selección. De mi curso fui el único que se anotó y me avisaron en noviembre del año pasado que estaba seleccionado. En la parte económica, está patrocinada por la firma Bayer, por lo que te cubren todo, incluido los vuelos, el transporte, el alojamiento y la comida. La idea ahora es plasmar todo lo que experimenté en mi escuela y la ciudad. Tuve muchas muestras de interés y eso es muy bueno, porque es lindo transmitir lo que fui aprendiendo, de eso se trata. Es la primera vez que viajo a otro país”, dijo Weimer a este semanario.

Investigando la flor nacional de Chile

Cada año, entre agosto y septiembre, se lanza la convocatoria para participar del Campamento Científico Bayer Kimlu del año siguiente. Para postular, se debe completar un formulario con datos personales, responder preguntas motivacionales y adjuntar documentos, junto con un video de minuto. Los postulantes que cumplen con las bases de postulación, son elegidos a partir de su experiencia y motivación. 40 jóvenes son seleccionados para participar.

Weimer explicó a nuestro cronista que “Hay actividades orientadas a formarte como líder y otras para darte herramientas científicas. Nos dividían en grupos de acuerdo a los intereses. Hubo mucha libertad también para investigar temas propios. En mi caso, elegí investigar si características ambientales de ese lugar influían en las características fenotípicas del Copihue, que es la flor nacional de Chile. Fenotipos son los rasgos visibles, determinados por los genes y factores ambientales. En distintos senderos fuimos viendo las flores, sus características, y llegamos a la conclusión de que a mayor PH del suelo la coloración o pigmento de la flor era más rojo”.

Dejar respuesta