El predio abrió sus puertas a las 17:00 horas y la paisanada lentamente comenzó a acercarse a las boleterías ubicadas por la organización en el ingreso del Campo Martín Fierro. Ponchos en manos, sillones y familias camperas que llegan a la Reina de la Jineteada se dejaron ver desde temprano.

Con el arrío del Pabellón Nacional quedó oficialmente inaugurada la noche y el Campo Lisardo Gieco recibió sus primeras montas en los bastos, entre guitarras, floreos y campana.

La noche brindó 36 montas en bastos y el primer puesto fue para Exequiel Ordinas, en “El Tiburón” de la tropilla Del Desierto, de Cesar Lager de los pagos de San Cristóbal, Santa Fe. Mientras que fueron 31 montas en la clina limpia y el ganador fue Nahuel Pires, en el “El Resorte” de la tropilla “La Revoltosa” de Cacho Altabe, de Coronel Pringles (Buenos Aires).

Noche de escenario

Los maestros de ceremonia Pablo Markocich y Carolina Dumé dejaban sus primeras palabras de bienvenida al público para dar lugar a la presentación por parte de Graciela Nieto, al Grupo Terra, una agrupación relativamente nueva, formada en el año 2013.

Este conjunto vocal e instrumental viene de ganar el Pre diamante en la Sub Sede Pavón tras el esfuerzo y reconocimiento comenzaron a transitar el mundo de la música.

“La finadita”, “Jujuy Mujer”, “Puente Pexoa” y un enganchados de chacareras fue parte del repertorio elegido por estos jóvenes.

“Muy agradecidos por la oportunidad de llegar al Festival de Diamante y poder mostrar lo que hacemos” destacó uno de los voceros.

 

Ovacionada actuación de Cacho Garay

Y llegó desde su Mendoza natal, el humorista Cacho Garay a conquistar al público de Diamante. Con su humor característico, sano, familiar y campechano a la vez, Garay ofreció un show humorístico de nivel, mezclando el chiste sano con remate limpio y esperando la típica carcajada de los presentes.

En su paso por el escenario parodió con los adolescentes, bromeando como los jóvenes interactúan con el celular, muchos chistes relacionados con sus propios familiares, además de interpretar algunos temas clásicos como “La felicidad” de Palito Ortega, entre otros.

Una platea casi completa viendo a este artista multifacético que robó risas, carcajadas y aplausos del público que lo despidió de pie.

Cabe recordar que este artista saltó a la fama de la mano de Marcelo Tinelli en la televisión nacional, siendo en el año 2000, primer y único ganador del “Campeonato Nacional del Chiste”.

Momento de homenajes

Siendo las 23:15 horas se vivió un momento emotivo, cuando familiares de tres periodistas diamantinos fallecidos este año, recibieron placas recordatorias en reconocimiento y homenaje a “Su labor periodística y difusión de nuestra cultura; su aporte y colaboración para hacer grande nuestro Festival”, destacó el maestro de ceremonia.

En primera instancia, el Presidente Municipal, Prof. Lénico Aranda, entregó una placa recordatoria a la esposa e hijos de Miguel Ángel “Manguera” Martínez.

El secretario de Gobierno y Hacienda Municipal, CNP Héctor Baroli, hizo entrega a la esposa e hija, de Hugo Ángel Sánchez.

Y, para finalizar, la Coordinadora de Prensa Municipal, Dana Olivera Taleb, entregó a los hijos y nietos de Juan Carlos “Pato” Giraud.

Herencia cantora: Facundo Toro

Llegó la actuación más esperada de la noche y con un estilo muy casual de remera estampada de tonos grises, jeans chupín negro y botas color suela, el salteño Facundo Toro, llegó al escenario Mayor de Entre Ríos.

Hilvanando temas como “La diablera”, “Sin ti no valgo nada” y “El borrachito” arrancó su show. Acompañado por sus músicos y con el carisma de siempre, el “pelilargo del folclore” ofreció un repertorio de canciones renovadas y de alto contenido, teñidas de matices melódicos, románticos y joviales.

Es imposible ver a Facundo y no recordar a su padre Daniel Toro, que tantos años estuvo en ese mismo escenario entregando lo mejor de su cancionero. Al recordarlo, expresó “Soy el hijo pero aparte de ser su hijo, además soy un gran admirador de él, de Daniel Toro” y eligió tres canciones de la misma autoría (Fontana-Toro), que marcaron una etapa de su vida. Y ahí mismo comenzaron los primeros acordes de Escríbeme una carta, Mariposa triste hasta cantar Zamba para olvidar

El broche de oro fue con “Entradita del pueblo” y ante el pedido del público volvió para cerrar con Luna de Tartagal.

“Uno está cantando y pensando que mi padre paso por aquí” dijo en rueda de prensa y agregó “Mi viejo hablaba mucho de Diamante, grabo dos canciones”.

 

Rubén Giménez: Un hijo de Diamante

Los primeros acordes de Luna Enamorada dieron inicio al show del diamantino Rubén Giménez quien con sus emotivas interpretaciones se llevó los aplausos de su público que tanto lo espera.

Compartió el escenario con grandes amigos como Marcos Pereyra y Marcelo Maddoni, con quien por años compartió escenario con el recordado grupo Los Musiqueros Entrerrianos. Interpretaron la clásica canción, “La Canoa”.

“Me hacés bien”, “Que no se enteren”, “Coplas y trinos”, “Escucha mi voz”, “Como te siento Diamante”, “Luna enamorada”, entre otros fueron las canciones más coreadas de la noche. Una presentación completa entre su vasto repertorio de este músico, que representa a la música litoraleña en el mundo.

“Un pueblo que canta con la chamarrita” cantó Rubén al cerrar con la canción de su autoría que moviliza la tribuna repleta de jóvenes diamantinos.

El cierre a puro chamamé

Para sellar la noche, “Los Majestuosos del Chamamé”, presentaron su vasto y reconocido repertorio chamamecero. Esta agrupación entrerriana, que se formó en el año 1994 en Bovril, recorre el país haciendo bailar y cantar con sus ritmos litoraleños.

Con “Metele plomo tapecito”, los Majestuosos pusieron el broche final de esta gran fiesta gaucha.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here