Crespo.- En la mañana de este miércoles, en la apertura de las sesiones ordinarias tras el receso invernal; los concejales encontraron un recinto con ciudadanos en espera de una respuesta a la presentación realizada semanas atrás del proyecto de declaración de Crespo ciudad pro-vida y pro-familia.

Es sabido que en el tablero de la política hay blancos y negros, lo que posiciona a un partido o pensamiento en un casillero o en otro. Pero también hay espacios grises, donde ambos estratos políticos se ubican al momento de abordar temas conflictivos y donde colisionan sus posiciones personales con el deber de actuar orgánicamente en obediencia a la mayoría interna de cada partido político.

Mientras parte de la sociedad espera que los representantes del pueblo en el HCD aborden el debate sobre el proyecto de declaración de Crespo como ciudad pro-vida y pro-familia, reflexionando desde su postura personal sobre el tema, y permitiéndose dejar por sentado su postura ante la ley de salud pública de interrupción del embarazo que se trata a nivel nacional; los ediles se muestran reticentes a tocar el tema.

En el plano nacional, cuando el debate en la Cámara de Diputados llegó al final con la votación, cada miembro del cuerpo voto en base a su conciencia o pensamiento sobre el tema, dejando a un lado cuestiones orgánicas partidarias. No es que se espere lo mismo de quienes ocupan una banca a nivel local, debido a que, como bloque, responden a los intereses partidarios y así lo ha mostrado en cada votación llevada a cabo en los últimos años; pero este tema es de alta susceptibilidad social, y las posturas personales no estarían siendo una opción luego que, dentro de la conformación de Cambiemos, la viceintendente tomara posición ante el tema acompañando las marchas pro-vida en la ciudad.

El malestar es notorio dentro del oficialismo y la oposición, ante la insistencia de los que piden el debate, agitando las diferencias existentes entre la Presidente del Concejo y los que consideran que sería políticamente correcto… dejar que este tema se dirima en el Congreso Nacional y se diluya en el tiempo, evitando abrir o profundizar esa grieta también entre los vecinos de la ciudad.

Mientras tanto para la sociedad será una espera infructuosa, ya que los concejales han cerrado filas en la postura de no tratar el tema. En ese marco es que un debate que podría ser constructivo, donde se podrían exponer posturas sobre la temática y analizar los puntos a favor o en contra de la despenalización del aborto, o defender la tarea diaria que se realiza a favor de la mujer desde la Municipalidad y organizaciones privadas, no se dará.

(MJ)

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here