Nogoyá.- Un puestero, que tenía más de 53 años, poco después del mediodía de hoy viernes 11 de agosto, trasladaba animales para salvarlos de la correntada del arroyo Chañar de Nogoyá, que venía muy brava.

Al parecer su caballo se asustó por la potencia del agua y el hombre cayó, según lo que relataron algunos de los testigos a la policía departamental. Hoy por la tarde era buscado aguas abajo del torrentoso arroyo con la colaboración de buzos tácticos que fueron solicitados a Paraná y desde temprano se hallaban en el lugar bomberos voluntarios de la ciudad.

Los 50 milímetros que cayeron entre la noche del jueves y la madrugada del viernes sobre la ciudad fueron suficientes para que el arroyo se desborde, porque según los lugareños “es todo campo”. Como falta el monte nativo que contenía el agua de lluvia, ahora la corriente baja torrentosa hasta el arroyo que desemboca en el arroyo Nogoyá.

A las 19.30 de hoy, Paralelo 32 consultó a la Comisaría de Villa 3 de Febrero, a cuya jurisdicción pertenece la zona del accidente laboral, y nada se sabía aún del puestero, cuya identidad aún se mantenía en reserva por razones legales. La luz del día había desaparecido y sin embargo había en aquel lugar personas dispuestas a continuar la búsqueda con el auxilio de reflectores.

1 Comentario

Dejar respuesta