Crespo- La Comisión de Festejos del Centenario de la ciudad, en su amplia agenda de realizaciones en 1988, incluyó un pedido de aporte a la Embajada de la República Federal de Alemania, en 1988. El organismo diplomático respondió positivamente pero solicitó que su donación fuera destinada no a gastos de festejos sino a alguna institución de la ciudad.

La Comisión resolvió canalizar esa colaboración económica a la Biblioteca Popular Orientación, que por entonces se hallaba en pleno proyecto de construir un edificio nuevo, tras dos azarosos cambios de locales trasladando todos sus libros para funcionar en edificios prestados, uno de ellos por el doctor Miguel Angel Oneto y el otro por la Municipalidad, ambos en calle San Martín.

Disponiendo ya de un terreno propio, cedido por la Municipalidad por decisión del intendente Pedro Schaffner, en Bvd. Seri y Moreno (su enclave actual), por sugerencia de la Comisión de Festejos fue colocada la piedra basal del nuevo edificio el sábado 23 de abril de 1988. En ese acto, el Embajador de la RF de Alemania, Dr. Herbert Limmel, quien asistió a la celebración del Centenario, entregó al presidente de la Biblioteca, Luis Egidio Jacobi, un cheque por valor de 27.650 australes (7.000 marcos), que a la postre fueron destinados a la construcción de los cimientos del nuevo edificio proyectado ad honorem por el Ing. Amilcar Waigel. Durante el acto se refirieron al acontecimiento la presidente de la Comisión de Festejos del Centenario, Margarita Gomez Spugnardi, y el presidente de la Comisión de la Bibliteca, Luis Jacobi.

Solo a título de referencia, para actualizar aquel valor, digamos que el dólar cotizaba en ese momento 7,3 Australes, por lo que el aporte representó 3.762 dólares (76.366 pesos en la actualidad).

Estimulados por aquella iniciativa, los miembros de la Comisión de esta biblioteca fundada en 1923 y que es sin dudas la institución privada más antigua de la ciudad, trabajó con entusiasmo hasta dejarle a Crespo una biblioteca modelo, que fue además la primera en Entre Ríos en emplear una PC para el registro de materiales y administración de retiros y devoluciones, empleando el programa ISI de Naciones Unidas. Todo se hizo sin un centavo de aporte del gobierno provincial, aunque sí del municipal, particularmente del intendente Daniel Pfeiffer. La sede propia con su renovado amoblamiento, fue inaugurada en 1995.

Dejar respuesta