Hernández- El pueblo aún no sale de la conmoción ante el hallazgo que se produjo este miércoles 14 de noviembre alrededor de las 11.00. Un bebé de poco más de seis meses de gestación fue encontrado en un basural, en una bolsa de arpillera, envuelto en trapos, confirmó el Comisario Inspector Jorge Cancio, jefe de la Departamental de Policía de Nogoyá, a Paralelo 32.

“A las 11.00 se recibió un llamado en la comisaría, en el que una mujer informaba que un joven con una pequeña discapacidad mental, de nombre José, encontró en el fondo de su casa un bebé, entre la basura. La criatura estaba totalmente desnuda, envuelto en ropas viejas”, confirmó Cancio.

“El chico manifestó haberlo encontrado entre una gran acumulación de basura en los fondos de la vivienda, siendo un domicilio muy precario. Dijo que había escuchado ruidos raros, pensó que “era algún bicho” y cuando fue a ver, era un bebé”, ahondó.

El pequeño cuerpo fue hallado en un basural detrás de una vivienda. Fue inmediatamente asistido en el Centro de Salud Martín Fierro de Hernández y trasladado al Hospital de Nogoyá, con vida. Seguirá su recuperación en el transcurso de la semana en Paraná.

Criminalística e Investigaciones avanzan en la indagación. “Se presumía que tenía unos ocho meses de gestación en principio, por el tamaño y el desarrollo, pero supimos finalmente que era un feto de menos semanas”, detalló Cancio.

El bebé fue analizado por los profesionales médicos, quienes constataron las condiciones de salud, mientras desde la Jefatura Departamental intentan determinar qué sucedió. La madre de la criatura fue identifica por el personal policial, desconociéndose hasta el momento quién es el padre. “Trabajando en el lugar, se localizó a una joven de 18 años -de nombre Brisa- la mamá. El bebé fue encontrado en el fondo de la casa que ella habita; y la chica tenía indicios de haber tenido un parto, por la forma de caminar. A ella también se la trasladó al hospital de Nogoyá, donde la atendieron”, agregó el funcionario policial.

Datos sobre el caso

  • De acuerdo a lo que indicó el funcionario policial, llamativamente, los padres de la chica no tenían conocimiento del embarazo de la joven.
  • El hermano de la chica –Josecito- tiene un retraso madurativo. Es un joven de 20 años pero el retraso que tiene es importante. Fue él quien encontró al bebé.
  • Los abuelos de la criatura plantearon que desconocían el embarazo de Brisa. Para algunos puede resultar esto por demás llamativo, pero vale aclarar que la joven es de contextura chica, por lo que -tal vez- podría entrar en cierta lógica el hecho de que nadie se hubiera percatado de la situación.
  • La joven madre, mientras tanto, insistía en principio, antes de ser internada, con que no estaba embarazada, negando lo sucedido y planteando que la sangre en su ropa se debía a que “estaba indispuesta y había tenido una hemorragia”. Si se trató esa apreciación de una estrategia ante la Policía, si fue por el mismo estrés que le generó la situación, si efectivamente desconocía estar embarazada o si hay algún otro artilugio, es lo que los agentes tratan de conocer por estas horas.
  • No está claro aún quién o quiénes la ayudaron a dar a luz, en caso de que Brisa haya tenido asistencia.
  • El niño salvó su vida por milagro. “Ya estaba morado, con color azul”, reconoció Cancio. Pasó, estiman, entre 6 y 8 horas entre la basura.
  • No se sabe quién es el padre de la criatura y si tenía relación con la mamá o su entorno familiar.

“No nos explicamos cómo está vivo. Imaginamos que le ataron el cordón umbilical, sino hubiera sido imposible que sobreviva. De todas formas, fue fundamental el trabajo del personal del Centro de Salud en esos primeros minutos, porque se estaba ahogando y lo reanimaron”, dijo Cancio a Paralelo 32.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here