Victoria.- El Ingeniero José Carlos Basaldúa, asesor técnico de la Sociedad Rural local y vicepresidente 2º de Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos (Farer) hasta el 15 del corriente, brindó algunos detalles de lo que representa el escenario 2018 para tres de los grandes temas del sector agropecuario, que intentarán dirimir en la legislatura provincial: avalúos fiscales, caminos rurales y ley de fitosanitarios.

La semana pasada las entidades agropecuarias habían pedido una audiencia con el Gobernador que los derivó al nuevo secretario de la Producción Álvaro Gabás (tras la quita de rango ministerial a esta Cartera del gobierno entrerriano), ante lo cual el entrevistado no dudó en afirmar que: “fue una mala señal esta reconversión. De igual modo el funcionamiento del Ministerio o Secretaría dependerá de la impronta de quién esté al frente, conoce del tema, tiene cintura política y disposición al consenso tal vez puede llegar a funcionar mejor de lo que lo hizo el Ministerio en estos dos períodos, pero eso lo dirá el tiempo”, dijo Basaldúa a Paralelo 32

De todas maneras, algunas decisiones que en el Ministerio dependían solamente de éste, ahora están bajo la órbita de Economía, que será quien tenga la última palabra. “A lo mejor en la gestión operativa puede funcionar muy bien la secretaría, pero las decisiones más importantes se burocratizaron. Pongamos como ejemplo aquellas que te cambian una ecuación económica o una carga impositiva como el tema de los avalúos fiscales, donde Secretaría puede determinar ciertos valores medios y Economía desestimarlos”.

Y añadió “Dentro de los temas prioritarios pusimos el acento justamente en los avalúos fiscales, ya que las entidades tuvieron una reunión allá por junio de este año, con una de las direcciones que está a cargo de hacer el cálculo, y acordamos que se hiciera respetando la letra de ley de avalúo, y si había que hacer un ajuste fino del valor se haga dentro de esta ley”. El entrevistado insistió en que este no es un punto menor ya que la ley tiene algunas flexibilidades que pueden ser discutidas entre los contribuyentes y el fisco en este caso. “Esto lo acordamos”, precisó.

Añadió que solicitaron reunirse en agosto, de manera tal de tener los valores medios para el 2018 en septiembre, y de esa manera poderlos poner en el presupuesto al valor que corresponde, “y no una estimación como se hace permanentemente. Hoy la estimación que está en el presupuesto respecto de los ingresos fiscales provinciales para el año que viene indica un aumento del 20%, pensamos que de respetarse no deja de tener cierta coherencia”.

Impacto del acuerdo nacional

Tras este acercamiento de posiciones vino el acuerdo de las provincias con la nación, incluida Entre Ríos, “dentro de ese acuerdo hay cuestiones o puntos que tienen incidencia directa sobre los avalúos de los inmuebles en general, con lo cual el signo de preguntas vuelve a aparecer ¿no habrá alguna modificación de los impuestos provinciales en 2018. Desde el gobierno nacional la línea que se bajó del tema tributario es que hay que fortificar los impuestos patrimoniales y reducir los impuestos a las transacciones”.

Sobre este particular dijo: “Si uno habla desde el campo, los impuestos patrimoniales son los que más incidencia tienen porque son costos fijos, en tanto que los impuestos transaccionales dependen de la renta; es decir del resultado final a lo largo del año y no de tu patrimonio. Y la verdad es que nos tiene muy preocupados al punto que es uno de los temas de agenda en la legislatura para las entidades ruralistas, y cuando se trate el acuerdo provincia- nación, tendremos que ir a explicar que, en el caso del sector agropecuario, el impuesto inmobiliario en esta provincia depende de la renta y no del valor venal de la tierra”.

Seguramente será otra pelea, bien entendida, que se dará a corto plazo. “Por lo pronto nos ocupa esta primera posición, y para eso se pidió volver a conformar la Mesa Tributaria Provincial, y debatir desde el punto de vista técnico cuáles serían los valores medios para toda la provincia”.

En este sentido agregó: “la tierra es un bien de producción, no un bien patrimonial, por lo tanto creemos que ese punto tendría que modificarse. Entre Ríos es la única provincia que para el cálculo de los avalúos fiscales y los demás impuestos asociados tiene un sistema basado en el concepto de la tierra como bien productivo”.

Caminos

El segundo tema en agenda fue la infraestructura de caminos de la red terciaria de la provincia, estamos hablando de 24 mil kilómetros, a la que no se le ha podido encontrar una solución, “donde también tenemos pedida una audiencia con el gobernador de la provincia, pero esta nueva matriz organizacional y nuevos funcionarios significa que uno tiene que volver a hacer nuevamente todo el recorrido. Y la primera reunión será con la gente de Vialidad en fecha a confirmar”.

Basaldúa insistió en que este no es un problema solamente de la producción, sino que afecta a toda la ruralidad. “Se sigue insistiendo en que hay que generar herramientas, algunas se han presentado en la legislatura provincial, que no significa reemplazar nada de lo que está, simplemente emplear abanicos de alternativas de cómo gestionar el mantenimiento de los caminos”. Y añadió que también hay otra presentación (en referencia al proyecto del Senador Ferrari) que permitiría la contratación directa de Vialidad con empresas, grupos o consorcios del sector privado para hacer una determinada obra, pero ambos proyectos ni siquiera tienen dictamen de las comisiones, pero se seguirá insistiendo; y tampoco hay del otro lado una propuesta superadora”.

E insistió en que no se puede dejar de considerar que “el 45% del PBI del sector agroalimentario sale de una tranquera, sino tenés transitabilidad se traba todo. Y las empresas que a lo mejor tiene que procesar algún grano, o un frigorífico que venga a procesar hacienda si no lo tiene lo trae de otra provincia y eso significa costo. El camino es una cuestión indispensable, no se puede soslayar y tendría que ser una política de Estado”

_ Lo curioso es que ahora hay entidades como la Bolsa de Cereales, que se expiden sobre el tema de forma pública.

_ “Es por lo que hablábamos sobre el final, ya que ahora hay empresas procesadoras de lo que se genera en el campo que necesitan de grano y en general procesar materia prima, y la tienen que traer de otro lado porque acá no se puede sacar de los campos. Francamente es una situación muy compleja, y para nosotros es un tema prioritario e insisto, debería serlo también para el Estado”.

Tercer eje

Otro de los temas clave que también está muy en el tapete de las discusiones como son los fitosanitarios, sobre lo cual hemos dado nuestra opinión y requerimos la de esta nueva Secretaría. “Todos los sectores han trabajado en ello, hay proyectos en la legislatura, incluso hace un mes atrás hubo una audiencia pública en la ciudad de Villaguay para hablar sobre este tema; y un proyecto consensuado entre ambas cámaras que se está trabajando, pero también en esto se necesita una definición clara”.

Basado en trabajos en los que participó arduamente, el Ingeniero Basaldúa afirmó que la renta de la agricultura en los últimos años (sin contabilizar 2017) para el área agrícola ha bajado un 45%. “Pero eso no se tradujo en el impuesto, todo lo contrario, por eso la presión impositiva real sobre el productor en Victoria impacta de una manera muy importante”.  En este sentido, Basaldúa dijo que se trabaja para que estos valores vuelvan a la normalidad, y acompañen la curva, pero insiste que este acuerdo entre provincia y nación será como ‘barajar y dar de nuevo’.

Por último, el entrevistado remarcó que la nación apunta a una mejora de los impuestos patrimoniales y una disminución de los impuestos a las transacciones, razón por la cual “el sector agropecuario es el más perjudicado en ese sentido. Además la reforma tributaria nacional está pensada a mediano y largo plazo, y los tributos en la provincia serán a corto plazo; por ende tal vez el año que viene la presión impositiva general sobre el campo experimente una suba de algunos puntos”.

Dejar respuesta