Nogoyá.- La institución Bomberos Voluntarios de Nogoyá atraviesa un momento complejo y desde la entidad aseguran que a pesar de que el cuartel operativamente funciona bien, hay gastos de caja chica que son difíciles de cubrir. Desde la asociación piden incrementar el aporte por frentista y poder utilizar ese dinero para gastos diarios.

“Bomberos está bien, está equipado, está con todas las necesidades de equipamiento que va pidiendo el cuerpo activo y gracias a eso se pueden brindar los servicios de acuerdo a la necesidad de cada cosa”, comentó Cesar Traverso, presidente de la Asociación de Bomberos Voluntarios Nogoyá, y remarcó: “La persona que llama nos necesita en el momento, la respuesta de bomberos es muy buena y nadie cobra nada, ni pide nada cambio porque todos son voluntarios”.

Pero a pesar de que los bomberos no perciban un sueldo, los gastos cotidianos en el cuartel ubicado en avenida Italia son altos. La economía de la institución se sostiene según las autoridades sobre tres pilares: la cuota de socios que por la que se recauda entre 15 y 16 mil pesos mensuales y con lo que se cubren los gastos mínimos incluidos en la caja chica. Por otro lado, la cuota societaria por frentista que se percibe a través del pago de la tasa municipal y que tiene un valor de tres pesos, cuyo destino obligado son bienes de capital. Y finalmente, están las sumas obtenidas a través de los subsidios nacionales, las cuales vienen con un fin determinado y no se pueden gastar en otra cosa.

En este contexto es que Traverso disparó: “Con la mano en el corazón les pido a los concejales que no se acuerden de bomberos solamente cuando suene la sirena, se nos hace muy difícil el mantenimiento diario del cuartel”. “Por ejemplo, en el incendio de  Coopar tuvimos la rotura de una manga, la rotura de un handy, alimentación, agua y gasoil, con un gasto de alrededor de 15 mil pesos y eso sale de la plata que vamos juntando día a día y se nos hace difícil”, detalló.

El pedido desde la Asociación es elevar la cuota por frentista de tres a diez pesos y en este sentido el responsable reconoció: “Suena feo porque es el 300 por ciento, pero si se hace una cuenta anual el costo por frentista sería como un kilo de asado al año”. “Igualmente aquel que no pueda pagarlo puede hacer el trámite por la negativa y toda persona que quiera saber en qué se gasta puede venir al cuartel la veces que quiera y le vamos a mostrar en qué se invierte la plata”, puntualizó.

“Muchas empresas solidariamente nos ayudan, pero no podemos depender de eso, queremos que cuando nuestros bomberos vengan de un incendio poder esperarlos con un plato de comida caliente, por eso necesitamos incrementar la cuota por frentista y que ese subsidio pueda tener como fin los gastos diarios y no solo bienes de capital”, insistió.

Finalmente, y al ser consultado por el diálogo mantenidos con autoridades del municipio, Traverso informó que han hablado aunque aclaró que no sabe la modificación sobre el subsidio que le corresponde a los concejales o al propio intendente. “Nosotros informamos cuál es nuestra inquietud y hacemos eco para que se comuniquen con nosotros y en base a eso trabajar en conjunto”, concluyó.

Dejar respuesta