Nogoyá.- El 2016 resultó un año muy difícil para el conjunto de los trabajadores. La consultora Ecolatina concluyó en su informe que el poder de compra de los salarios cayó un seis por ciento en el periodo anterior. Los sindicatos obtuvieron incrementos en los haberes en torno al 33 por ciento, por debajo del 41,5 de inflación, anual según destaca el organismo privado.

Nogoyá no escapa a la regla y desde las distintas entidades gremiales aseguran que las paritarias de principio de año no alcanzan a cubrir las necesidades de los trabajadores, quienes ven cada día más deprimido su sueldo. Algunos incluso han retomado el viejo dicho peronista y asegurado que mientras los salarios suben por la escalera, la inflación lo hace por el ascensor.

Manuel Adur, secretario general de ATE Nogoyá, aseguró que el 2016 fue un año de mucha lucha aunque reconoció que no se llegaron a cubrir las expectativas de todos los trabajadores tanto del ámbito municipal, provincial y nacional. “No me gusta hablar de porcentajes porque es muy variable, nosotros hoy en la ciudad de Nogoyá y en los municipios cercanos estamos muy bajos con los sueldos”, sentenció el dirigente.

“Los porcentajes de los que se habla para cerrar paritarias nacionales, para establecer un vínculo equitativo, no nos sirven porque hablamos de cifras duplican los sueldos de acá y hoy si vos pedís un cien por ciento puede parecer exagerado, pero es lo que el sueldo debería ser”, reforzó.

“Los sueldos están por debajo del límite de la pobreza, estás trabajando e igual estás siendo pobre. Hace un tiempo atrás no se notaba tanto y hoy sí”, dispara, y sostiene: “En Nogoyá estamos llenos de promesas, el compañero municipal tiene que pelear por lo suyo y así también en el ámbito provincial”, aclaró.

No solo es el sueldo

Si bien la cuestión monetaria se muestra como el eje de discusión de cada paritaria, desde el gremio denuncian que la precarización del empleo creció y  muchos empleados del Estado deben padecer traslados injustificados, además de desempeñar tareas en espacios cuya infraestructura no garantiza las condiciones mínimas de seguridad.

Con un contexto político y económico complejo, Adur rescata como única herramienta a los propios trabajadores. “Tienen que salir y exigir. Hoy estamos hablando de una paritaria provincial donde lo que acordemos en marzo de este año va a ser hasta marzo del 2018”, indicó al tiempo que reforzó la idea de construir asambleas en los propios puestos de trabajo: “Les decimos que hagan una asamblea laboral porque no se le está haciendo contra ningún director de turno ni ningún jefe del momento; se está haciendo una asamblea para mejorar su salario y que se vea que no están conformes”.

“A nivel provincial nos vamos a estar reuniendo la semana que viene para establecer un vínculo paritario. Nosotros hacemos la reunión de los secretarios generales y luego con los compañeros para ver a donde vamos a llegar porque ya te estoy diciendo que hoy en la provincia han desmejorado los sueldos. Estamos hablando de una canasta básica que oscila los 18 mil pesos, el año pasado estaba en 12 mil pesos y nosotros terminamos en 9 mil; no llegamos a lo que inició. Este año no se puede pedir menos de 15 mil, obviamente que el gobierno va a pelear y nosotros tenemos que tener expectativa porque por los compañeros que más los necesitan es por los que vamos a estar luchando”, culminó.

Dejar respuesta