María Grande- Se colocaron cuatro nuevas cámaras de seguridad en diferentes puntos de la ciudad, que comenzarán a funcionar en los próximos días, sumándose a las cinco ya existentes.

En esta oportunidad, y ya estando cubiertos los principales puntos de ingreso y egreso a la ciudad, la prioridad pasa por algunos puntos de mayor circulación en el ámbito urbano.

El centro de monitoreo ubicado en sede policial tiene capacidad de chequeo de alrededor de treinta cámaras, por lo que progresivamente el objetivo es avanzar hacia una cobertura más integral en otras zonas.

El material fílmico registrado por estas cámaras queda almacenado por el término de aproximadamente treinta días, por lo que puede ser requerido por quien corresponda, en caso de ser necesario. Es provisto por la empresa local SP Cámaras de seguridad,  dedicado a comercializar este tipo de elementos.

Una ayuda necesaria

El comisario Mario Bertoli, que en marzo cumplirá un año al frente de la repartición, comentó a Paralelo 32 que “Hay un paquete de cámaras que vino a mediados del año pasado que ya están en funcionamiento desde mayo de 2017 aproximadamente. Ahora llegan cuatro nuevas que se están instalando. No hay una fecha fija para que comiencen a funcionar, por lo que a medida que se reciben se eligen los lugares más óptimos para su instalación. Se instalaron cuatro pero falta aún la preparación, la parte tecnológica”.

Indicó que “Hay charlas previas con las autoridades municipales para consensuar. El ideal para una ciudad como esta es tener muchas cámaras más, porque hay muchos accesos y es una ciudad turística. Principalmente se necesitan para la parte comercial, para ir llegando a los barrios después”.

El jefe de comisaría aclaró que “Depende de la cantidad de cámaras la cantidad de tiempo que se guardan las imágenes, por cuestiones de almacenamiento de la aparatología dispuesta” y opinó que “Ayuda mucho tener cámaras de seguridad. Todas las dependencias policiales creen que es una ayuda importante y nosotros también. Analizando nuestra situación, los resultados son satisfactorios, ya que se bajó el índice de delitos y no tuvimos hechos significativamente importantes”.

Números y estadísticas

Al analizar los números que el trabajo de él y sus subordinados va dejando, Bertoli describió la situación y dijo a nuestro cronista que “Las estadísticas marcan que siguen siendo muchos los casos de violencia de género y violencia familiar que tenemos, sabiendo que eso escapa al poder de prevención de una dependencia policial, y tiene que ver también con una cuestión social muy de estos tiempos lamentablemente. Pero sí bajaron los delitos contra la propiedad, y en eso sí nos sentimos satisfechos porque estamos convencidos de que tiene que ver con nuestra labor, eficiencia y responsabilidad con que tomamos nuestro trabajo”.

Dejar respuesta