Recientemente se descubrió que Facebook tiene una patente, creada en 2014, publicada en 2015 y que se dio a conocer ahora, para un sistema a través del cual podría espiar a sus usuarios. Se trata de una tecnología diseñada para tomar imágenes o videos desde la webcam o la cámara frontal, para conocer, mediante sus expresiones faciales, si les gusta o no el contenido que ven. A raíz de esto, el objetivo final de la empresa es adaptar el contenido en función a las emociones que genere cada publicación. El sistema se denomina “Técnicas para la detección de emociones y la entrega de contenidos”.

Así la red social de la “f” sería capaz de detectar una sonrisa cuando un usuario visualiza una fotografía. Si sonríe entonces le gustan las fotos, por lo que se modificaría el algoritmo de posicionamiento para mostrar más contenido similar en su newsfeed. Del mismo modo, cuando un usuario está viendo un video y aparta la vista de la pantalla, Facebook entenderá que no le gusta la temática y ya no mostrará videos relacionados.

Facebook llegó a casi 2.000 millones de usuarios activos por mes, en todo el mundo. En Argentina, son 23 millones que hacen 1.100 millones de comentarios al mes Para cada usuario, la red es gratuita. El negocio está montado en la venta de información sobre el perfil de todos y cada uno de los facebookeros. La red social organiza el perfil a partir de registrar todo lo que cada usuario sube, comparte o comenta.

Esa información, una forma alucinante de trazabilidad del consumo global, está disponible, dólares mediante, a quienes quieran poseerla: corporaciones, medios, servicios de inteligencia, gobiernos.

Como en un sistema totalitario, Facebook quiere decidir por cada uno qué podrá mirar de aquí en más. Y como cualquier totalitarismo, lo hará en nombre de nuestra felicidad, suponiendo que las muecas faciales entregan toda la información necesaria sobre nuestros hábitos, intereses, inclinaciones o creencias. Realmente peligroso.

Dejar respuesta