Mariela Gallinger y Carlos Schanzembach

La presidente del Centro Comercial, Industrial y Agropecuario, Mariela Gallinger y el vicepresidente, Carlos Schanzembach, hablaron con Paralelo 32 de la actualidad comercial y económica de la ciudad.

¿El Centro Comercial tiene monitoreada la cantidad de comercios que han cerrado en este último tiempo y cuántos nuevos se instalaron?

M. G.- Sí. Está claro que así como unos cierran, algunos se reconvierten y otros abren. Si cierran tres abren cuatro. Esa es la proporción. A veces del mismo rubro y otras veces de rubros nuevos.

También hay que mirar los motivos del cierre. Hay quienes cierran pero generalmente se trasladan a un local propio que han construido con mucho sacrificio y dejan de pagar alquiler. Habitualmente cuando se trasladan transforman su comercio en otra cosa y es conveniente hacer un seguimiento del negocio que cerró. No todos los negocios que cerraron lo hicieron porque no funcionaban. Y hay que tener en cuenta si el cierre de un local comercial produce despidos, porque si esto ocurre estamos frente a un problema serio de familias que quedan sin su sustento y la crisis se profundiza. En cambio, si no hay despidos, el impacto es nada más que económico y tributario. Tenemos que evitar que esta turbulencia que estamos pasando se transforme en un problema social.

¿Hubo cierres de comercios, con despidos de personal?

– Hay algunos, pero no son tan representativos como para que sea significativo. La gran mayoría en este momento está manteniéndose. Si bien hay semanas donde se produce una leve recuperación que oxigena e inyecta ánimo, los comerciantes vuelven a tener dos semanas de paralización. Es una etapa donde hay que hacer muy bien los números hasta que la turbulencia pase.

Ventas on line

Una de las dificultades que plantean los comerciantes es la competencia desleal de ventas de servicios y productos por internet, a través de Facebook y otras redes sociales. En esos casos, donde no hay registro ni factura, los entrevistados señalan que “tratamos de solucionar el inconveniente a través de un convenio con la Municipalidad para ir detectándolos. Cuando podemos hacerlo, los llamamos y les advertimos que no pueden seguir vendiendo por internet sin tener una habilitación”.

“También –indicó la presidente del Centro Comercial- hay que concientizar a quien compra que cuando lo hace en un local donde pagan los impuestos, que tiene empleados, esa plata queda en la ciudad y entra en el circuito comercial nuevamente”.

Uno de los rubros más afectados por las ventas a través de Internet es el de panificación y repostería, con frecuencia se escuchan sus quejas de competencia desleal. ¿Hay otros?

C. S.- En general se ven afectados los rubros de indumentaria, calzados, panificación y afines, manualidades. A cada uno de los comercios en algún punto los están afectando estas ventas a través de Facebook, Instagram, las redes sociales. Por eso traemos capacitaciones para dar una herramienta más al comerciante. Son distintos tipos de formatos de comercio y lo de las redes sociales y la parte on line viene hace un tiempo y como comercio tenemos que estar preparados para seguir teniendo nuestra vidriera físicamente abierta al público y competir con quienes no están dentro del sistema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here