Victoria.- En la Escuela Secundaria N° 13 Adolfo Mittelman, el pasado viernes 17 de noviembre mientras a docente Stefanía Brassesco  estaba dictando clases, algunos alumnos no atendían a la profesora y uno  jugaba  en forma ininterrumpida con el celular a pesar del pedido de esta última que no conseguía que la atendieran. Después se sucedieron reclamos,  la presencia de la madre del menor que intervino en principio reprimiendo violentamente  a su hijo, posteriormente, comenzó a discutir con la docente y al final agredió físicamente a la Secretaria Diana Buchardo. También se hizo presente personal de policía. El episodio derivó  en una denuncia policial, intervención del Juzgado del Menor y la Familia y de las autoridades educativas ante este hecho de violencia.

Dirección Departamental

El Director Departamental, Gustavo Broin, explicó que en estos casos el protocolo indica que primero toma intervención el rector de la escuela, quien coordina con la Supervisora del área las acciones a tomar. Posteriormente se hicieron los seguimientos de las personas, en el caso del menor dando intervención al Copnaf, cuyo personal actuó en consecuencia, y además con la policía para tener más información porque estaba presente cuando se sucedieron los hechos. El objetivo es determinar las responsabilidades en cada caso.

Por su parte la Supervisora de Nivel Medio, Susana Moutounet, –consultada por Paralelo 32– cuando conoció el problema tomó cartas en el asunto comprobando que hubo violencia verbal y física contra dos docentes, por un lado la profesora que estaba a cargo del curso y por otro a la secretaria del establecimiento. El hecho se desencadenó cuando un  chico no quería dejar de jugar con el celular, e inclusive puso música a mayor volumen. Ante la situación llamaron a la madre, que tomó parte del litigio con actitudes de violencia.

Comenzaron las acciones establecidas en el protocolo, en principio realizando la denuncia correspondiente y en todo momento tratando de mantener un contacto fluido con los actores del conflicto. El procedimiento que se sigue está estipulado en disposiciones vigentes en la provincia y la Nación. También se realizaron las presentaciones ante la aseguradora para cubrir cualquier tipo de atención de la salud.

Al día siguiente siguió asesorando a pesar de tratarse de un fin de semana largo, e hizo el primer informe al Director Departamental y el CGE.

Otros aspectos

Moutounet intentó comunicarse con la Secretaria y la docente, aunque no le resultó fácil. “En esto tenemos que ser respetuosos porque se trata de una persona que agredieron y tiene derecho a no atender o responder las llamadas”.

También el Director Departamental Gustavo Broin, comentó –en diálogo con nuestro Semanario-  que se siguen recibiendo los testimonios tanto de docentes y policía, para poder arribar a una conclusión con respecto al episodio en sí. Después, con todos esos elementos la Supervisora elabora un informe completo que se elevará  al Consejo General de Educación, quien tiene la responsabilidad de marcar los próximos pasos a seguir.

Adosado a esto elevaron el petitorio que entregaron los docentes y el gremio en el marco de la movilización que realizaron la semana pasada.

Cuando la docente agredida se presentó a trabajar, Moutounet se hizo presente en el establecimiento celebrando varias reuniones entre los distintos actores que participaron o que tuvieron conocimiento de los hechos.

Se dieron pautas con respecto al abordaje para  cuando se producen hechos de violencia, en base a las disposiciones vigentes, primero cómo debe actuar el docente, después el preceptor, finalmente el rector. Se separa el chico del aula y se intenta hablar con los padres.

Violencia

Finalmente Boin comentó que  la violencia ha sido uno de los ejes de trabajo que ha llevado a cabo la Dirección Departamental, se realizó un Congreso de Educación para la Paz, hicieron cursos, además son temas que se tratan en las escuelas. “La violencia es un fenómeno que atraviesa la actividad escolar y se debe trabajar mucho para revertir estas conductas sociales”.

Incongruencia

Es curioso, pero como comunicadores estamos habilitados para, en este caso puntual, difundir los nombres de los agredidos, es decir de las víctimas, pero no de la agresora (victimario). Este sistema de derechos otorga impunidad a los que violentan las reglas de convivencia y no ha encontrado el modo de hacer respetar los derechos de las personas que sufren ataques en el ejercicio de su profesión (médicos, inspectores de tránsito, policías, docentes, periodistas). Están desamparados. Quienes los atacan siempre serán indultados por su estado de ‘violencia emocional’, aún cuando la violencia sea su modo de vida. Y los menores, solo por serlo. Solemos ver también que ante hechos violentos muchas veces se rasgan las vestiduras las mismas personas que en otras circunstancias quizás actúan con agresividad, por ejemplo en marchas callejeras de reclamos varios, o participan de organizaciones siempre listas a defender derechos sin límites. Porque también los derechos deben tenerlos, ¿o no?

Dejar respuesta