Crespo.- El economista Álvaro Gabás es secretario de Producción de la Provincia desde noviembre del año pasado. Es una de las caras jóvenes que impulsa el gobernador Gustavo Bordet en un área clave para el oficialismo, porque articula las relaciones con los productores y empresarios de toda la provincia en un contexto de crisis económica, caída de consumo, aumento de costos y difícil acceso al crédito. En entrevista con Paralelo 32, el funcionario repasó las principales cuestiones que afronta la gestión provincial, en el marco de la etapa preelectoral donde el proyecto que encarna Bordet debe competir por su supervivencia luego de 2019.

El equilibrio precario

–  Bordet está haciendo un equilibrio precario. Por un lado, está frente a un gobierno nacional que no es de su mismo signo y por otro, gobernar una provincia dentro de un esquema de ajuste presupuestario que la Nación está imponiendo. ¿Cómo ven ese juego entre diferenciarse sin pelearse, para que no se caiga la gestión?

—  Creo que la personalidad de Gustavo Bordet y el ímpetu que pone para llevar adelante su gestión es una expresión cabal sobre lo que quiere la sociedad. Sería ilógico, irracional e inmaduro pelearte con el gobierno nacional porque estamos en una estructura política, social y económica, donde el gobierno central tiene incidencia y marca las reglas de juego a nivel macroeconómico y macrofiscal. En ese marco, Bordet, además no sólo entiende la cuestión económica y política, sino que sabe que cualquier impacto de Nación tiene efectos en la provincia, por lo cual es necesario, por una demanda de la sociedad y por una inteligencia de gestión, por su personalidad como gobernador y la forma que tiene para comunicarse con la sociedad, para expresarse y su personalidad, es a través del diálogo y la apertura. Ante la diferencia, buscar una yuxtaposición porque es su forma de trabajar. Entonces, la armonía que mantiene con Nación va a seguir existiendo siempre.

–  ¿Cuál sería el límite para esa armonía?

—  No puedo responder por algo que le compete a él, es una cuestión personal. Hay armonía, pero no se va a doblegar la ideología. Uno puede tener una armonía política de gestión que no sobrepase a la ideología. Ante la adversidad de los recortes de programas nacionales en Salud y en Educación, Bordet los fortalece. Incrementa el presupuesto en Salud y en Educación.

–  ¿Eso le afectó a Producción?

—  Todavía no. Producción tiene presupuesto propio y lo estamos gestionando. Lo que digo es que Bordet, con el presupuesto provincial se hace cargo de programas nacionales a partir de su propia dinámica de gestión, no necesariamente hay recortes de otros ministerios. Lo importante es resaltar la dicotomía que hay: frente a los recortes en Salud, Educación y Asistencia Social, Bordet está fortaleciendo mensualmente con más recursos esos sectores. Ahí es donde prima la ideología, el Estado está presente con los sectores más vulnerables y que más lo necesitan. Ahí es donde resulta inclaudicable la forma de pensar que él lleva adelante.

–  ¿Cuál es la partida que está perdiendo en este equilibrio?

—  Analicé desde el CEER las cuentas públicas y conozco dónde está el agujero del gobierno provincial. Criticaba al gobierno entrerriano en su momento como técnico. Entre Ríos tiene varios problemas. Uno es el sistema jubilatorio, es un problema estructural desde hace 25 años y Bordet ha logrado el equilibrio sin cortar derechos. Porque no solamente ha reivindicado todos los derechos a los trabajadores y a todos los jubilados, sino que además está logrando el equilibrio fiscal. Ahora, hay que ver lo que pasa el año que viene porque volverá a haber un ajuste de 300 mil millones de pesos a nivel nacional con un impacto directo en ER de unos 4.500 millones. Nada es tan tajante, uno tiene que contextualizar las cosas, porque hay cuestiones estructurales y otras coyunturales.

Políticas provinciales

–  ¿En lo productivo, en qué difieren del gobierno nacional?

—  Hay un montón de políticas productivas en las que diferimos del gobierno nacional. A nivel nacional se está buscando la concentración de la faena y nosotros emitimos una resolución de la Secretaría de Producción para descentralizar las faenas en las Escuelas Agrotécnicas. Entre Ríos tiene hoy la posibilidad de que todas las escuelas agrotécnicas puedan faenar ganado menor, que son los porcinos, ovinos y caprinos. Es un cambio estructural y revolucionario, porque permite varias cosas. Primero, la sustentación de las escuelas agrotécnicas por los ingresos de faena; segundo, permite la formalidad de los pequeños productores sin posibilidad de ir a faenar que terminan faenando a cielo abierto. Además, sirve por una cuestión de fiscalización. Soy quien debe bregar por la salud de todos los entrerrianos en transporte de alimentos. Entonces, cierro un ciclo de producción muy importante con la faena, pero principalmente reivindico a las distintas economías regionales, reivindico al pequeño productor y además a las agrotécnicas, para que puedan sustentarse.

–  Al comienzo de su gestión, planteó generar valor agregado, promover el desarrollo industrial, pensar a largo plazo.

—  Son los tres ejes que estamos trabajando porque considero que son los pilares para el desarrollo productivo de ER. Esto me fue instruido por el propio gobernador, a fin de año vamos a presentar el “Plan Estratégico 2030” para la provincia. El 2030 es una insignia, es el nombre nomás, pero se está pensando a 25 o 30 años, a largo plazo. Nunca la provincia se la pensó a largo plazo a nivel productivo y económico. Es la primera vez que ocurre. Cuando uno quiere agregar valor industrial, hay que generar un escenario y una planificación a mediano y largo plazo en todas las cadenas productivas de Entre Ríos. Esto es muy importante porque también es muy importante el acompañamiento, y que estén signadas por las actividades privadas, por las universidades, por las asociaciones, por el sector público. Porque nosotros como funcionarios nos vamos a ir, pero el plan estratégico va a quedar. Ahora, si no lo llevan adelante las distintas entidades, va a caer cuando yo deje de ser funcionario. Ese plan estratégico tiene varias aristas, lo que buscamos es generar valor y generar valor agregado industrial, con un PB Industrial con mayor relevancia en el peso productivo de la estructura económica de Entre Ríos. Santa Fe y Córdoba tienen mayor productividad per cápita, en general, en toda la producción. Pero si vamos al valor industrial Santa Fe y Córdoba agregan muchísimo más valor que Entre Ríos, cinco o seis veces más. Ahí está el punto neurálgico para la producción. Esto es un programa, es una planificación y un deseo a largo plazo, donde estamos sembrando la semilla y el próximo gobierno la tiene que continuar.

Dificultades

–  Al recorrer la provincia, ¿dónde está la mayor dificultad por falta de desarrollo?

—  Son varios factores que influyen. Primero, una cuestión histórica. Entre Ríos estuvo aislada mucho tiempo, entonces eso busca la primarización de los recursos. Es una cuestión que recién se empieza a cambiar en los últimos veinte años.

–  De Zárate – Brazo Largo en adelante.

—  Exacto, de Zárate – Brazo Largo en adelante. Lleva un proceso terminar con el aislamiento. La segunda cuestión es la falta de planificación a largo plazo. Eso es neurálgico para mí. En general, a nivel nacional, a nivel provincial y a nivel particular de las empresas.

–  Tanto público como privado.

—  Tanto público como privado. La tercera cuestión son las malas decisiones políticas. Uno puede decir ‘no hay planificación’, pero también hay malas decisiones políticas y no se aprovechan oportunidades. Eso también tiene que ver con la falta de despegue. Otra cuestión es la falta de compromiso de los empresarios. Creo que Santa Fe y Córdoba tienen un conglomerado y una homogeneización de los empresarios trabajando en conjunto con el Estado. En Santa Fe y Córdoba, los empresarios tienen, obviamente, mayor potencial y consolidación, pero también tienen mayor trabajo articulado con el Estado y los resultados son evidentes. Entre Ríos, desde hace un tiempo, desde unos 20 años comenzó la articulación entre lo público y lo privado. Hoy, estamos llegando a un momento con mucha articulación y creo que hay que fortalecerla aún más. Hay un proceso de trabajo colectivo y hay sectores donde la articulación público – privado es instantánea y homogénea. Se están llevando adelante proyectos conjuntos.

–  ¿Por ejemplo?

—  El Índice Económico que se desarrolló entre el Ministerio de Economía, el Consejo Empresario de Entre Ríos y la Facultad de Ciencias Económicas de la UNER. Próximamente, vamos a lanzar la Agencia de Inversiones y Comercio Exterior con el Consejo Empresario, Secretaría de la Producción, Unión Industrial de Entre Ríos y la Bolsa de Cereales. Son proyectos mixtos donde puede trabajar articuladamente y en forma cohesionada y son proyectos exitosos. Porque el índice de actividad ya está vigente, ya lo pueden visualizar en la página de Estadística y Censos de la provincia. Eso, que hoy está llegando a un punto eficiente y fructífero, en Santa Fe y Córdoba hace tiempo que lo trabajan de esa forma. Después, los resultados son evidentes. También tiene que ver que oportunamente las inversiones que hubieron en Córdoba y Santa Fe, fueron analizadas comparativamente con Entre Ríos, y no dieron los rendimientos de competitividad. Se instaló, por ejemplo, la General Motors en Rosario. Uno de los proyectos se analizó para instalarla en Entre Ríos y no dio el escenario político y técnico para que se pueda instalar. No dieron los costos.

–  Para una gran multinacional automotriz está la autovía 14 en comunicación directa con Buenos Aires, más cerca que Santa Fe o que Córdoba. ¿Qué falta acá?

—  Creo que es un proceso. Hoy tenemos la autovía 14, como columna vertebral del Mercosur. Pero está hace diez años; tiene muy poco tiempo. Estratégicamente, Entre Ríos está en el mejor lugar en Argentina, hoy. Estamos trabajando la ruta 18 para que sea autovía, formando una L entre la costa del este y la del oeste.

–  Sobre la ruta 18, el tramo central de la autovía el gobierno nacional lo cambió a ruta segura.

—  Me dio el pie. Con el recorte del gobierno nacional sobre una ruta primordial para nosotros, que es ruta productiva. Son cosas que recién ahora tienen una visualización. Algo también para rescatar es que el gobernador Bordet puso en valor los puertos de Diamante y Concepción del Uruguay. Próximamente va a poner en valor el puerto de Ibicuy. Hace un trípode, un triángulo inverso productivo portuario. Eso es agregar valor, y se hizo en dos años de gestión. Entonces, el diagnóstico lo tiene en claro Bordet, hacia dónde vamos lo tiene en claro. Y es eso lo que tenemos que trabajar. Cuando se plantea ‘por qué en Entre Ríos no hay fuertes industriales’, bueno porque, por empezar, nuestras cosechas, nuestra producción primaria, se va por Rosario. No se genera valor agregado de comercio interior en la provincia.

Crisis en el interior

–  ¿Le preocupa el acuerdo Mercosur – Unión Europea? Está claro que a la UE le interesan nuestros productos primarios y ellos quieren ingresar con toda su producción industrial.

—  Hay medidas del gobierno nacional que no se entienden. Cuando se hace la apertura indiscriminada del comercio exterior mientras el mundo se está cerrando. Uno tiene que tener una lectura geopolítica y económica. Cuando el mundo está cerrando las entradas de bienes internacionales, Argentina los abre. Hay una importación indiscriminada de bienes y servicios que ataca directamente, esto impacta a las pymes nacionales. Pero a mí me interesa lo que pasa con las pymes de Entre Ríos a las que les impacta directamente. Pero ese es uno de los factores. Después está la tasa de interés del 45% de referencia; si uno quiere ir al banco a sacar un crédito, es el 70%. Hay un privilegio para la renta financiera en menoscabo de la economía real. Esto es a nivel macro, ya no depende de la provincia de Entre Ríos. Y el ajuste monetario fiscal tiene un impacto en el mercado interno. Son medidas que uno no comprende porque quiere proteger a las pymes, quiere agregarle valor a la industria de Entre Ríos.

–  Cuando va por los pueblos, ¿se nota mucho?   

—  Sí, es evidente la caída del consumo. El empresario tiene dos problemas y se nota en todos los niveles de producción, primario, industrial y de servicios. Primero, hay un aumento muy importante de costos internos en servicios públicos e insumos. Es uno de los problemas. Otro problema es la caída de la demanda. Son dos problemas inversamente relacionados. Mientras sube el costo, cae la demanda e impacta directamente en el debilitamiento, destrucción y desplazamiento de pymes.

–  ¿Qué pueden hacer en ese marco?

—  La Provincia, con los recursos y el plan que tiene, trabaja en varias cuestiones. Primero, a nivel de comercio exterior el gobernador está llevando adelante una política de promocionar todo lo que tenga que ver con los bienes y servicios entrerrianos en el exterior. Esto es evidente, porque no solamente el gobernador va a misiones comerciales sino que también se puede contrastar con el aumento de las exportaciones de Entre Ríos. Ese pilar, el gobernador lo tiene en claro y es una de las medidas que está llevando adelante. La otra medida a nivel productivo es enfocar las políticas productivas en función de los pequeños productores, pymes y pequeños industriales. Ante el ajuste macroeconómico y fiscal nacional, estamos enfocando nuestras políticas al sector que más lo necesita.

Créditos

–  ¿Qué hay en materia de créditos?

—  Con el Consejo Federal de Inversiones tenemos cuatro líneas de créditos. Una es al 19% anual, que se llama de Reactivación Productiva, para todos los productores primarios. No hay una tasa en el país hoy como la que ofrece Entre Ríos.

–  ¿Le sirve al productor esa tasa?

—  En este contexto le sirve. Con la tasa al 19% ayuda mucho frente a la inflación del 30% que va a terminar el año, ayuda a licuar la deuda en cinco años. Es un paliativo. Otro programa es al 0%, son créditos de emergencia. Tenemos tasas al 12%  y al 9% para pequeños productores y para jóvenes emprendedores. Son las cuatro directrices de financiamiento. Es una política que el gobernador de manera personal ha llevado adelante.

El pasado

–  ¿Qué pasa con las políticas del 2015 para atrás, lo que hizo Urribarri?

—  No me corresponde hablar porque trabajo sobre las políticas actuales…

–  Y como peronista, ¿no tiene una opinión?

—  Creo que en todos los gobiernos hay cosas que se hacen bien y otras que se hacen mal. Como gobierno hay que ser autocríticos en muchas cosas. Lo que digo es que puedo hablar de las políticas que se están llevando adelante hoy porque estoy trabajando en el gobierno. Para atrás no sé lo que se hizo a nivel productivo. Si uno puede criticar algo, pero no sólo del gobierno anterior, sino desde el retorno de la democracia hacia acá, es que no hay planificación de la economía a nivel nacional y provincial. Hoy, es la primera vez que se está llevando a cabo un trabajo serio. Es brillante que Bordet haya equilibrado las cuentas en este escenario adverso.

Quién es

Alvaro Emanuel Gabás es economista egresado como contador de la Universidad Nacional de Entre Ríos. Realizó posgrados en “Docencia Universitaria para Ciencias Económicas” , análisis del Nuevo Código Civil y Comercial, especialización en “Administración Tributaria Subnacional”; “Formulación de Proyectos de Investigación”.  Fue investigador del Instituto de Investigación Económica del Consejo Empresario de Entre Ríos y consultor técnico del Banco Interamericano de Desarrollo -BID-. Es docente universitario, investigador y co-autor de los libros “Entre Ríos, Aportes hacia un camino de oportunidades y desafíos” del CEER; y de Teoría y Práctica “Articulación con el Nivel Medio”.

Trabajó en diversos estudios contables, fue asesor económico de la Cámara de Senadores de Entre Ríos, de la Cámara Argentina de la Construcción; director de fiscalización del municipio de Villaguay e Investigador Senior del Instituto de Investigación Económica del CEER.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here