Alrededor de las 17:00 de este lunes 5 de junio, personal de la Comisaría de la localidad de Ceibas, en el sur de la provincia de Entre Ríos, se constituyó en Paraje Ñancay distante a unos 15 kilómetros al este de la ruta nacional 14, con el objetivo de cumplir una diligencia judicial.

En el lugar, encontraron a un hombre de 51 años oriundo de Paraguay. El mismo tenía en su poder un fusil calibre 308 mm, con mira telescópica, que tenía limada la numeración. Sin embargo, para sorpresa de los uniformados, hallaron a la vista la presencia de un cantero con casi 1.000 plantines de marihuana.

Ante eso, el fiscal dispuso la intervención del delegado de Toxicología, quien constató, mediante los reactivos correspondientes, que los vegetales en cuestión eran plantas de cannabis sativa, al igual que las halladas en tres recipientes y otra cantidad sembradas en el terreno lindante a la casa.

En total se contabilizaron 3.151 plantines de cannabis sativa.

Tras el secuestro del arma y las plantas, se detuvo al encargado del campo y al supuesto dueño del lugar, que es un hombre de 35 años domiciliado en inmediaciones al acceso a Villa Paranacito, quien se hizo presente en el transcurso del procedimiento

Dejar respuesta