Los controles estuvieron a cargo de la Dirección General de Fiscalización Agroalimentaria del Ministerio de Producción, cuyos inspectores constataron el transporte de más de 500 Kg de pescado, entre ellos bogas, dorados despinados y filetes, sin licencia de acopio. También se comprobó la existencia de pescado procesado y sin procesar, fuera de las medidas permitidas y sin la documentación correspondiente para su habilitación, de igual manera con el transporte y la comercialización, por lo que se procedió al secuestro de la mercadería y el posterior labrado del acta de infracción.

El director General de Fiscalización Agroalimentaria, Juan Mansur, comentó que “se continúa profundizando los controles para que se cumpla con las leyes provinciales, con el compromiso asumido el garantizar la fiscalización de la explotación de los recursos de nuestra región, preservando así el patrimonio de todos los entrerrianos”.

Dejar respuesta