Crespo- El miércoles 22 de febrero, alrededor de las 19:50, se produjo un incendio en una granja de Camps a la que fueron convocados los Bomberos Voluntarios de nuestra ciudad quienes extinguieron el fuego. Las llamas destruyeron 25 de los 75 metros de largo de un galpón convencional de chapa con cabreadas de madera, donde murieron calcinadas 350 de las 4.500 aves de postura que estaban alojadas en su interior.

Aparentemente el foco ígneo se generó como consecuencia de un cortocircuito en el tablero del galpón de la granja de Alberto Schaab, quemándose cortinas, paredes, cielorraso, cañería de agua, entre otros cuantiosos daños cuya pérdida económica no supo precisar el damnificado.

Schaab dijo a Paralelo 32 que vio el momento en que se inició el incendio, pero no había forma de apagarlo. “Enseguida llamamos a los bomberos, hicimos lo que pudimos con la ayuda de vecinos, pero no logramos controlar el fuego”.

El propietario de la granja momentos antes del siniestro había cargado el carro alimentador, que funciona a corriente, y notó un desperfecto eléctrico. Probablemente esto haya generado un recalentamiento en la línea, algo muy frecuente en días de intenso calor como el de ayer, lo que pudo haber derivado en lo que sucedió más tarde.

En diálogo con Paralelo 32 agradeció la colaboración de los vecinos y a los bomberos por su buena actuación.

Al lugar concurrió una dotación de diez bomberos con una autobomba y dos cisternas.

Dejar respuesta