Victoria.- Desde Neoatología del Hospital San Roque (Paraná) advirtieron que cada vez nacen cada vez más niños prematuros y son muchas las causas que pueden explicar estos problemas.

El Dr. Daniel Trovatto, especialista en ginecología en nuestra ciudad, explicó que las pautas culturales han cambiado y hay diferencias en las gestaciones de las generaciones precedentes a las que se asisten en la actualidad.

El chico debe llegar  las 40 semanas para que tenga una madurez completa, importa lo físico, el desarrollo pulmonar y esencialmente neurológico. Cuando esto no ocurre se corre un riesgo porque, lo que no se conformó dentro del útero, es mucho más difícil que lo desarrolle en una cuna de neonatología.

“Los pediatras piden que llevemos lo más cerca del período completo hasta el  parto”, agregó que si bien puede haber alternaciones mínimas, las pruebas que se toman cuando el prematuro llega a 3 o 5 años demuestran que se han producido deficiencias.

Si bien hay personajes notables que han ocupado destacados cargos o profesionales exitosos que habiendo nacido prematuros no tuvieron problemas, la estadística indica que un porcentaje importante de estos presenta algunas complicaciones, porque no maduraron desde el punto de vista biológico en esa etapa.

Factores

Son innumerables las causas que pueden llevar al adelantamiento del período gestacional. Hay casos de madres con úteros sensibles que cuando promedia la mitad del parto comienzan sin motivos explicables con leves contracciones,  en muchos casos comienzan con trabajo de parto con anticipación y entre las 32 y 34 semana tienen al bebe. Otras, cuando se rompe la bolsa en forma espontánea y el líquido amniótico tiende a salir, se cree que esto puede deberse algunas infecciones vaginales. Cuando esto ocurre puede demorar una semana en la cavidad uterina, después hay que sacarlo tempranamente. En otros, en forma inesperada se dilata el cuello del útero y se debe adelantar el trabajo de parto.

También hay falta de controles, hay embarazadas que llegan a la primera consulta a los 5 meses de gestación.

Se ha observado que en madres de menos de 15 años la incidencia de partos prematuros es mayor, esto se explica porque al desarrollarse el feto las cavidades que albergan al chico tienen menor espacio y tienden a expulsarlo antes de término. “Hay un límite físico natural, llegan a las 37 semanas, el cuerpo no da más y comienzan con el trabajo de parto”.

En diálogo con Paralelo 32, Trovatto comentó que hace 15 días mantuvieron una reunión en la que participaron ginecólogos y pediatras de nuestra ciudad, donde solicitaron que se hagan todos los esfuerzos necesarios para mantener el embarazo lo más posible (40 semanas), porque se ha incrementado la cantidad de prematuros a nivel local.

Asistencia

En la actualidad, en todo parto está presente el neonatólogo, porque siempre es importante la asistencia de un especialista al nacer.

Cuando se sospecha que hay prematuros, lo que se aconseja es viajar al Hospital “San Roque” de Paraná, porque de esa manera la madre pare en el lugar donde en forma inmediata el recién nacido es atendido por especialistas y tiene mucho más garantías de estar mejor que si viaja con posterioridad al nacimiento. Si todo marcha bien es dado de alta.

“Tenemos en forma permanente un informe del San Roque donde indican las camas disponibles y contacto directo al minuto”. Agrego que esto es importante, porque cuando se producen algún inconveniente se comunican directamente con el servicio y derivan al nosocomio mencionado.

Otro dato no menor es el altísimo costo que tiene una cama diaria en neonatología. Los institutos privados cobran 15 mil pesos por día y no siempre s cubren las obras sociales. Por suerte nuestra provincia cuenta con un hospital materno infantil de excelencia en Paraná, para atender estos casos.

Provincia

Desde Neonatología del hospital San Roque, el Dr. José Casco, en referencia al tema, -en declaraciones a la prensa- apuntó a la falta de controles gestacionales por parte de las mamás cada vez más jóvenes.

Sostuvo que “cada vez tenemos más niños con menos edad gestacional, además de un grupo poblacional de mamás más jóvenes y otro grupo sin controles a pesar de que los mismos son totalmente gratuitos y los pueden concretar en su comunidad”.

“Nos los realizan y son mamás que se encuentran teniendo un bebé sumamente prematuro, con todo lo que esto conlleva, no solo por el hecho de nacer pequeños sino además, por todas las complicaciones en el seguimiento del prematuro y su adaptación fuera de la panza de la mamá”, argumentó el responsable de la Neo del San Roque.

“Son niños muy inmaduros en muchos órganos y requieren de mucha atención”, recalcó.

Proceso del parto

Reconoció Trovatto que han aumentado la cantidad de cesáreas que se practican y a pesar de que hay indicaciones precisas con respecto a este último recurso.

Un parto normal lleva 24 horas desde que aparecen tímidamente las primeras contracciones, pero a las tres horas llegan todos los padres, parientes, los abuelos, los vecinos y durante todo ese período el médico es abordado en forma permanente con consultas sobre el estado del paciente. Preguntan si todo va bien, si se demora ¿por qué no le hace cesárea?.. “Hay que tener paciencia, la idea es dar todas las explicaciones del caso pero a veces no se puede. Además la cesárea es una decisión que debe tomar el médico como último recurso para no comprometer la vida del bebe. También tenemos la embarazadas que piden desde el inicio de la gestación que ellas no quieren sufrir y solicitan la  cesárea”. Agregó que durante en ese período, cuando obviamente la parturienta siente los dolores propios del parto, la familia pide que la operen para que no sufra más, lo que no saben es que después de una cesárea el próximo parto lo tiene por el mismo procedimiento porque no pueden poner en riesgo una paciente. El profesional tiene una presión permanente por parte de la familia.

También consultamos a parteras que trabajan en el sector público, quienes explicaron que este tipo de episodios difícilmente se encuentre en el hospital y que son particularidades que se suceden en las clínicas privadas.

Reconocieron que las familias presionan y a veces es más fácil manejar la ansiedad en algunos casos, pero en otros no. Se intenta mantener informada a la familia en forma permanente. Cuando se comprueba que no se puede avanzar con un parto normal, no se espera y se actúa en consecuencia,  apelando a la cesárea.

La cantidad de estas operaciones en mucho menor en hospitales que en los sanatorios privados y explican que en el libro de partos se informa cuáles fueron los motivos que decidieron una cesárea.

Dejar respuesta