Victoria.- La pirotecnia ha causado polémica desde hace bastante tiempo. En las celebraciones del año pasado este tema no pasó inadvertido y por las redes sociales se compartieron numerosos mensajes para concientizar a la población sobre sus efectos perniciosos. Entre las personas afectadas pueden encontrarse aquellos que padecen autismo, los que sufrieron un accidente cerebro vascular (ACV), personas con distintos tipos de discapacidades mentales o pacientes que se encuentren internados en hospitales o sanatorios. Incluso los perros sufren con el ruido de los fuegos artificiales y deben tomarse medidas para que no se extravíen o se lastimen.

Así las cosas, en marzo de este año el concejal Miguel Albornoz (Cambiemos), presentó un proyecto de ordenanza para prohibir la pirotecnia en el ejido de la Ciudad de Victoria. No obstante, perdió estado parlamentario porque el tema no fue abordado por la comisión de legislación y asuntos legales.

“Por pensamientos personales de algunos de los miembros, el tema no se trató y quedó cajoneado”, comenzó Albornoz en diálogo con Paralelo 32. Asimismo, cuando se le preguntó si desde la comisión le habían dado explicaciones sobre por qué no se abordó el tópico, respondió: “No se hizo porque a un concejal le gustaba tirar cohetes y al otro le gustaba que sus nietos tiraran cohetes. Entonces durmieron el proyecto. Estaban expresando pensamientos personales y no trabajaron en la búsqueda de los intereses de la mayoría de los victorienses”.

El concejal aclaró que el proyecto surgió porque una mujer de apellido Gómez Da Silva se contactó con él por las redes sociales para preguntar si existía alguna posibilidad de crear una herramienta legal para prohibir o limitar el uso de la pirotecnia. Luego de esto, el edil se puso a trabajar en el contenido de la ordenanza que, por otra parte –acotamos- ya está vigente en varios municipios de la provincia.

Sin embargo, el primer intento fallido no frustró a Albornoz y luego de un nuevo contacto con Gómez Da Silva, ésta le propuso juntar firmas para mostrar a los ediles que se negaban a tratar el tema que no era una propuesta de “cinco locas”. De esta manera, en una semana consiguieron más de quinientas firmas. Hasta el día de hoy continúan las rúbricas para acompañar el pedido de que, por lo menos, se trate el tema.

Por su parte, el concejal oficialista volvió a presentar el proyecto de ordenanza. “Se decía que todo proyecto que era presentado y rechazado, no se podía volver a presentar hasta pasado el año. Pero leyendo la ley del régimen municipal, veo que reza que todo proyecto rechazado en sesión no se puede volver a presentar, y éste no fue rechazado ya que ni siquiera fue tratado”, dijo.

En consecuencia, el proyecto se encuentra hoy nuevamente en la comisión de legislación y asuntos legales. Todavía no fue tratado y hay que esperar para saber si los ediles se deciden a hacerlo, pues seguramente consultarán opiniones de áreas técnicas o especialistas para analizar el asunto, precauciones que habría sido mejor que se hubieran tomado en marzo y no ahora, con las sesiones ordinarias prontas a terminar y el tiempo en contra.

El articulado

El proyecto de ordenanza tiene varios artículos. El primero reza: “Prohíbase en todo el ejido de la Ciudad de Victoria, la tenencia, comercialización, almacenamiento, transporte, distribución y el uso particular de todo elemento de pirotecnia sea de venta libre o que así no lo fuera”.

El artículo cuatro continúa: “Exceptuase de los términos de la presente ley los artificios pirotécnicos destinados a señales de auxilios, junto a toda la pirotecnia obligatoria establecida en el protocolo de salvamento. Los fuegos artificiales podrán utilizarse en celebraciones de interés general, previa autorización del Departamento Ejecutivo Municipal, que deberá revelar las condiciones y los controles de seguridad pertinente a los fines requeridos”. Además, en el siguiente artículo se expresa que “queda prohibida la utilización de los elementos de artificios pirotécnicos citados en el artículo 4º del presente en manifestaciones callejeras, espacios cerrados, canchas de fútbol y/o predios de utilización para eventos deportivos, musicales, políticos, religiosos o de otra índole”.

El proyecto de ordenanza también reza que “la tenencia de materiales de pirotecnia tiene como sanción el decomiso y destrucción de los mismos y las sanciones establecidas en los articulados del Código de Faltas de la Ciudad de Victoria”. Asimismo, también se menciona que el Departamento Ejecutivo Municipal (DEM) deberá realizar campañas destinadas a “informar e implantar conciencia en la población sobre los peligros que implica el uso de pirotecnia”, tanto en seres humanos como en animales y el cuidado del ambiente.

Resta aclarar que cualquier artículo está sujeto a modificaciones y que por ahora se trata de un proyecto.

Habrá que esperar para saber si los concejales llegarán a tratar el tema para este año. Otra realidad es que los vendedores de pirotecnia deben hacer sus pedidos con mucha anticipación y podría perjudicarlos una decisión de última hora.

Dejar respuesta