Desde Salud se recuerda que en casas con uso habitual de estufas, calefones, braseros y demás elementos que utilizan combustión, hay que extremar las pautas de seguridad para evitar intoxicaciones.

Este tipo de intoxicaciones afectadas por monóxido de carbono se dan mayormente en el ámbito doméstico, y muchas veces pasan desapercibidas porque este gas, que se forma por combustión incompleta del oxígeno, no tiene olor ni color y no es irritante. Por ello se recomienda ventilar los espacios cerrados y mantener de forma adecuada los artefactos de calefacción en el hogar.

El gas no sólo afecta a personas, siendo más propenso en niños, embarazadas, ancianos, personas con enfermedades cardíacas, respiratorias o anemia, sino también en mascotas que habitan en la casa. La intoxicación se produce al inhalarlo, y es difícil de diagnosticar porque da síntomas y signos similares a los de otras enfermedades.

Desde el Ministerio de Salud se hace énfasis en la prevención y la atención a síntomas, ya que se puede sospechar sobre intoxicación por monóxido de carbono, si una o varias personas manifiestan, tras estar en un lugar cerrado, dolor de cabeza, mareos, náuseas, vómitos, palpitaciones, somnolencia.

Medidas para tener en cuenta en el hogar

• Todos los artefactos domésticos que funcionen con combustible o gas (estufas, calefones, calderas) deben ser instalados y revisados periódicamente por personal matriculado. Además se debe asegurar que las salidas al exterior estén libres. Las chimeneas del hogar y sus tirajes deben ser mantenidos y limpiados anualmente.
• Siempre se debe dejar algún espacio abierto para que circule el aire; en especial se debe verificar que no esté impedido el ingreso de aire a la habitación mientras está encendida la calefacción.
• No se debe usar el horno o las hornallas de la cocina para calefaccionar el hogar; y en caso de utilizar braseros o estufas a kerosén, deben apagarse y retirarlos al exterior antes de acostarse.
• No se deben instalar calefones a gas dentro de los baños; en caso de que ya se encuentren en esa ubicación, llamar a un gasista matriculado y reubicarlos.
• Los caños de escape de los autos deben ser inspeccionados regularmente para detectar defectos. No hay que dejar encendidos los motores de los vehículos en sótanos o garajes cerrados.
• No se deben dejar a los niños y a las mascotas dentro del auto cerrado con el motor encendido dentro del garaje.
• Si la llama de cualquier artefacto encendido no es de color azul, apagarlo y llamar al servicio técnico para que lo revise.

 

Fuente: Prensa Ministerio de Salud

Dejar respuesta