Los fanáticos de la serie Los Simpsons han intentado develar el modelo del auto que maneja Homero, el padre de familia, durante décadas. Esa unidad rosa con una abolladura en uno de sus costados no tenía detalles de diseño que echaran luz sobre el misterio. Pero en el último capítulo emitido de la serie (que ya lleva 26 temporadas por la cadena Fox) se supo la verdad: se trata de un Plymouth Junkerolla de 1986.

En el episodio, titulado “Pork and Burns”, se afirma que ése es el año, fabricante y modelo del auto de Homero, dato que el gracioso personaje no contradice.

Ya en capítulos anteriores se había hecho alusión al tema. En uno de ellos, se sugirió que el origen del vehículo era Crocia (y que estaba fabricado con “restos de tanques soviéticos”). En tanto, algunos fanáticos hablaban de un Plymouth Valiant de principios de los 70, aunque sólo se asemeja a este modelo por los alerones traseros y los faros más o menos redondeados.

El hecho es que un chiste dio la información exacta. Y si bien el modelo “Junkerolla”, en realidad, no existe, podría tratarse de un guiño a los vehículos de la segunda mitad de los 80, cuando la serie comenzó a ser emitida. Buscando se arribó al Plymouth Reliant, fabricado por Chrysler en esa época y perteneciente a lo que se llamó “serie K”. Una de sus características salientes era su carrocería súper resistente, aunque en líneas generales era un vehículo “del montón”. Yendo un poco más allá, se lo podría asociar a una edición limitada y barata del Chrysler Sedan K de cuatro puertas. En ese modelo, el panel frontal fue sustituido por uno más barato de producir con focos redondos, y se optó por una parrilla de plástico con barras horizontales más sencilla de instalar. El auto perfecto para Homero.

Es probable que esta variante, el “Junkerolla real”, haya servido a Chrysler para deshacerse de piezas antiguas, como los paragolpes cromados del Valiant o los restos de alerones y faros traseros que sobraron de los Valiant de 1971.

A nivel mecánico, el auto de Homero utilizaría el mismo motor de 2,2 litros y cuatro cilindros que Chrysler instalaba en todo, pero sin turbo o sistemas de inyección como en los modelos más modernos. Otra forma probable de vender piezas viejas.

Así, se puede deducir que el Plymouth Junkerolla de Homero tiene alrededor de 84 CV recién salido de fábrica.

Dejar respuesta