Ramírez- Causó mucha indignación una publicación que circuló en Internet, más allá de que son comunes en las redes sociales, donde no hay filtros, son escasos los controles y por ende parece ser un territorio en el que “todo vale”. En este caso, se viralizó rápidamente una información desde un supuesto sitio digital –falso- denominado elrealista.com, que hablaba de un escándalo que salpicaba al presidente de la Nación, Mauricio Macri, atribuyéndole una hija no reconocida con una diputada del PRO.

En la foto se observaba a Macri y, para sorpresa de todos los ramirenses, la ilustración mostraba como “supuesta hija” a la pequeña Zaira Chaparro, conocida en nuestra región a partir de su historia de lucha para salir adelante luego de recibir un trasplante de médula ósea.

Fueron muchos los anti macristas que, sin percatarse del error, se apresuraron en compartir la información, ya sea por la costumbre de compartir cualquier situación escandalosa que aparece en las redes, o por la posición política antes señalada. Lo cierto es que, también, en forma rápida, tuvieron que retractarse. Aunque ya era demasiado tarde.

Sin control

El papá de la nena, Juan Chaparro, se mostró molesto por lo sucedido y planteó: “realmente siento mucha lástima por las personas que se dedican a hacer estas publicaciones. No sé realmente con qué intenciones. Para nuestra familia y amistades que estuvieron junto a nosotros acompañándonos durante estos años, no es para nada gracioso en ningún aspecto que tomen la foto de nuestra hija para publicarla de esta manera y difundirla en las redes sociales. Solo les pedimos que no sigan compartiéndola. Seguramente hay personas que no tienen cosas más importantes que hacer e ignoran lo que una familia vive día a día con la esperanza y la fe de que Zaira tenga una calidad de vida como cualquier niña de su edad”, reflexionó.

Lo cierto es que lo sucedido es una muestra más de esta peligrosa realidad en la que vivimos, en una guerra sin control entre seguidores y detractores del actual gobierno, donde un sitio para los enfrentamientos suelen ser las redes sociales. Son muchas las mentiras que en ese contexto se inventan, tanto de un lado cómo del otro.

Así, entre los K y los anti K, hasta pequeñas criaturas indefensas terminan siendo víctimas de atrocidades que muchos, sin chequear antes el origen y la veracidad de la información, comparten sin dudar. Y la viralización hace que, para cuando algunos se encargan de aclarar que se trata de una información y una foto falsa, ya sea demasiado tarde.

Dejar respuesta