El impacto de la crisis ya se percibe en los estratos más pobres de la sociedad. Así lo reconocen en el Gobierno, en los movimientos sociales y en la Iglesia. La inflación, la fuerte devaluación del peso y la caída del empleo, sobre todo en el plano informal, aparecen como los principales problemas a combatir.

El Ministerio de Desarrollo Social, que encabeza Carolina Stanley, trabaja en una batería de medidas para amortiguar el peso de la crisis.

Incluye el aumento “escalonado” del dinero que transfiere directamente a los programas -buscarán extender los incrementos de forma progresiva hasta fin de año-, ya acrecentó la ayuda alimentaria en comedores y merenderos y tiene en carpeta desarrollar más los planes de capacitación.

En la última reunión con las organizaciones sociales Stanley llevó a la mesa de negociación propuestas de un aumento de $650 millones para los planes de empleo. Según adelantó un funcionario al tanto de las discusiones, la idea es dar un gesto de buena voluntad en el próximo aumento previsto para agosto.

“Será un poco más de lo que estaba acordado”, adelantaron fuentes oficiales. Los 450.000 beneficiarios de los programas sociales cobrarán en las próximas semanas $5000 (representa la mitad del salario mínimo, vital y móvil). Pero no se quedará ahí congelado. Es que ante el escenario de fragilidad en el que se encuentra la economía, el Gobierno no descarta que llegue a $6000 en diciembre.

Más medidas

En medio del ajuste que impulsa el Gobierno en todas las áreas, Desarrollo Social quedó fuera del radar. El presidente Mauricio Macri puso a resguardo el ministerio de Stanley. Incluso, lo blindó ante el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Para evitar desbordes sociales, además, Stanley y su equipo, con el aval de las organizaciones sociales, tienen en evaluación varios proyectos de ley como el de emergencia alimentaria, un pedido para que el 25 por ciento de toda la obra pública sea llevada adelante por cooperativas; la ley de emergencia en adicciones, y un proyecto ya aprobado que subsidia la agricultura familiar, pero que nunca recibió financiamiento.

Todos los actores destacan el antecedente de la ley para expropiar tierras donde se levantan 4228 barrios precarios en todo el país, que esta semana logró media sanción en Diputados por unanimidad.

En paralelo, junto al flamante ministro de Producción, Dante Sica, Stanley promovió los programas Ahora 12 como Precios Cuidados con el fin de “mantener la línea de consumo para los sectores medios y los más vulnerables”, que se suma al “fuerte nivel de inversión social”.

Y se extenderá de 20 a 40 la presencia del programa “El mercado en tu barrio”, para comprar productos de calidad a precios accesibles en localidades del Gran Buenos Aires.

(Fuente: La Nación)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here