Cuando estás a punto de dar ese paso a la independencia, tienes que tener claro que ya no habrá quien cocine, en caso de que tu madre lo hiciera por ti. Probablemente pienses en comprar en casas de comídas, pero debes saber que los gastos que conlleva vivir solo no son fáciles, por lo que deberías acercarte a alguien y aprender a cocinar para con ello disminuir los gastos.

Hemos visto innumerables casos en el cine o la televisión donde la cocina es un asunto peligroso o bien, donde un grupo de personas preparan platillos gourmet en una hora para convertirse en chefs. Pero conocer preparaciones básicas podría salvarte la vida.

 

Frijoles de olla

Sonará complicado o muy sencillo, pero unos buenos frijoles de olla podrían serte de gran utilidad para acompañar casi cualquier platillo. Sólo debes colocar los frijoles, la cebolla, un diente de ajo y un litro de agua dentro de una olla de presión, cerrarla y ponerla sobre el fuego. Cuenta de 30 a 35 minutos de cocción a partir de que empiece a escapar el vapor de la olla, no intentes destaparla, toma el tiempo y espera.

Después, debes retirarla del fuego hasta que se enfríe por completo, destápala y añade un poco de manteca o aceite vegetal, condimentos, sal y si quieres, el agua que queda. Pon a hervir de nuevo para que se integren los sabores y guarda, si son muchos para ti, puedes congelar una parte para que te sirvan más adelante.

¿Qué necesitas?

250 g de frijoles limpios, ponlos a remojar desde la noche anterior y escúrrelos

½ cebolla

1 diente de ajo

1½ Ɩ de agua

1½ cucharadas de manteca de cerdo o aceite vegetal

sal al gusto

Espagueti a la manteca

La cocción de la pasta te ayudará a darle mil variantes. Ésta es una de las más sencillas, pero una vez que la domines nadie podrá detenerte. Calienta en una olla a fuego alto el agua con un poco de sal, cuando ésta hierva añade el espagueti –no tapes la olla porque hace espuma y se desborda–. Cuece entre 8 y 15 minutos, dependiendo del tiempo indicado en las instrucciones del paquete. Posteriormente escurre la pasta, es decir, quítale toda el agua, ten cuidado, podrías quemarte.

Después calienta la manteca en una sartén grande y fríe el ajo por 30 segundos, agrega el espagueti cocido y mezcla bien para que toda la pasta adquiera el sabor de la manteca y el ajo; añade ½ cucharadita de sal, mezcla nuevamente y retira del fuego.

Sirve en cada plato una porción de pasta y espolvorea con queso parmesano.

¿Qué necesitas?

2 Ɩ de agua

300 g de espagueti

90 g de manteca sin sal

¼ de cucharadita de ajo picado finamente

½ cucharadita de sal

200 g de queso parmesano rallado

Dejar respuesta