Victoria- Durante toda la semana varios conductores que transitan por la traza vial que une las costas de Victoria con la de Rosario, han sido testigos oculares de la proliferación de focos ígneos en distintos puntos, que se ven potenciados por la bajante del riacho que deja camalotes y demás pastizales sin contacto con el agua, generando un combustible ideal para la expansión del fuego.

Como la zona de islas se encuentra dentro del ejido municipal victoriense, Paralelo 32 averiguó si los responsables de las quemas habían tramitado ante alguna dependencia la autorización correspondiente, este hecho que nos llevó a consultar al coordinador de Defensa Civil, Claudio Lerreguy, y al Secretario de Gobierno y Hacienda, Sergio Navoni, quienes precisaron que toda habilitación se canaliza a través de la Delegación de Islas, donde se debe completar un formulario discriminando la superficie del lote, titular, tipo de explotación, entre otros ítems, que luego son elevados a Medio Ambiente de la Provincia para su autorización.

En el caso de las quemas a las que aludimos, “ninguna de ellas se tramitó a través de la Delegación de Islas”, aseguró Navoni, quien consultó sobre el particular al delegado de Islas, Gustavo Andino.

Tanto Navoni como Larreguy aseguraron que las quemas ‘programadas’ y ‘controladas’ son normales en este tiempo, para eliminar la resaca y generar que brote el pasto natural, pero no se autoriza inmediatamente, ya que el procedimiento en la delegación de islas se eleva a la autoridad provincial de aplicación mencionada, y ésta evalúa la factibilidad y autoriza previa coordinación con Defensa Civil, y a su vez con su par local y bomberos, “pero no es un trámite de un día para otro”.

Desde distintos espacios ambientalistas como el caso de ‘El Paraná No Se Toca’ mostraron su preocupación, y algunos miembros locales, la trasladaron a nuestro medio, preocupados por la poca intervención de las autoridades.

Sin embargo, desde el Ejecutivo municipal aseguraron que han tomado cartas en el asunto, acudiendo a los lugares más cercanos y accesibles: “Desde la Delegación de Islas se tomaron fotos y filmaciones que se enviaron a Medio Ambiente, contexto agravado por la falta de inicio del trámite correspondiente”, continuó Navoni.

Los funcionarios locales insisten en la importancia de la quema controlada y programada, porque ante una superficie de 270 mil hectáreas es necesario cuantificar y magnificar el riesgo, ya que si algo se desmadra, sería un serio inconveniente logístico la intervención en este tipo de vegetación.

Al cierre de esta edición, el Secretario de Gobierno y Hacienda mantuvo un contacto telefónico con el coordinador de Medio Ambiente de la Provincia, quien aseguró que en las próximas horas, arribará a Victoria un avión hidrante, que estará a disposición ante cualquier evento desafortunado.

Antecedente judicial

Como antecedente, cabe mencionar que el por entonces Juez de Primera Instancia, Jorge Brassesco, inició acciones judiciales con personas que no habían solicitado la autorización para llevar adelante las quemas controladas. No sabemos si esta situación puede materializarse en el presente, pero el encuadre legal exige que para la quema, es una exigencia la autorización de la autoridad provincial de aplicación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here