Crespo.- Uno de los puntos sensibles de la gestión municipal es la falta de eficiencia en la resolución de inconvenientes con las pérdidas de agua. Hay casos puntuales de vecinos que hicieron sus reclamos el año pasado y siguen pendientes de respuesta, dolidos por la cantidad de litros de un recurso no renovable que corre por la calle en distintos lugares de la ciudad.

Los reclamos se hacen, el personal atiende del área atiende, a veces se logra la reparación en un tiempo prudencial, con trabajos muchas veces poco duraderos; y otras veces pareciera que hubiera un empecinamiento en mostrar esta arista a los ojos de la comunidad, especialmente en lugares muy expuestos.

¿Qué pasa?, es la pregunta que transfieren a los medios en más de una circunstancia quienes a pesar de los reclamos siguen esperando una respuesta. Evidentemente, algo no funciona y no tiene que ver con una red obsoleta, que sabemos existe, tiene que ver con el trabajo y la eficacia.

Dejar respuesta