Nogoyá.- El jueves de esta semana la justicia paranaense ordenó dos nuevas detenciones en el marco de la causa por “la banda de los rompe puertas”. Entre los detenidos se encuentra un joven de 25 años de Paraná, y un efectivo de la policía de Entre Ríos, que prestaba servicio en Nogoyá como jefe de turno.

Personal policial, con orden de la justicia, detuvo al joven de 25 años, de apellido Sotelo, que estaba prófugo, sindicado de participar en varios de los hechos delictivos: robos a inmobiliaria, estudio jurídico y local de indumentaria para personal de seguridad”.

Por otra parte, personal de Robos y Hurtos, en conjunto con la Jefatura Departamental de Rosario del Tala, realizaron tres medidas de allanamientos en esa ciudad, vinculadas a la causa por la “Banda de los rompe puertas”. Se mencionó que en el marco de esos procedimientos, “se detuvo a un sub-comisario de la policía de Entre Ríos Oscar Brain, que presta servicios en la departamental Nogoyá, aunque estaba con junta médica desde hace un mes y en consecuencia no se hallaba en servicio. Quedó alojado en la departamental Tala de la policía. Se cree que Brain se enteró que el Crio Gral Schmunck, que investigaba el caso, le estaba pisando los talones y presentó un certificado solicitando la licencia.

En la segunda casa allanada, que es de la mujer que vive con el funcionario policial en Tala, donde incautaron celulares y elementos de interés. No quedó detenida.

El tercer procedimiento se realizó en la vivienda de un comisario retirado, aunque por el momento no trascendieron los resultados. Esta persona no fue aprehendida. Según conoció Elonce TV, “a través de escuchas telefónicas y diferentes medios de prueba, se estableció el vínculo con la banda investigada”.

Memorias de computadoras, teléfonos celulares y documentación eran el objetivo de las requisas domiciliarias.

El martes 1º, dos personas habían sido detenidas en el marco de los nueve allanamientos realizados en Villa 351, de Paraná, relacionados con la denominada “banda de los rompepuertas”. Incautaron en ese momento, dos autos y dinero sustraído. El nombre que la investigación asignó a esta banda coincide con el de otra que opera en Buenos Aires, en zona de Berazategui, Quilmes y Florencio Varela, pero no se informó si poseen alguna vinculación.

El último robo que se le atribuye a los Rompepuertas entrerrianos ocurrió el fin de semana en un local de calle Gualeguaychú. Ingresaron al comercio de indumentaria policial y se llevaron alrededor de 600 mil pesos que estaban guardados en el subsuelo.

Según comentó El Diario, Braín cometió varios errores que fueron aprovechados por los investigadores para meterse en su vida privada. Dejó de ser reservado en sus actitudes, sus gastos eran notorios y aparentemente a algunos les despertaba sospechas su forma de vida.

En cuanto al allanamiento al domicilio de un comisario mayor retirado, la policía no suministró el nombre pero se supo que años atrás fue jefe de la Policía departamental Nogoyá.

Dejar respuesta