Las entidades del sector agropecuario de Entre Ríos manifestaron su “preocupación” por un fallo judicial que prohibió la aplicación de fitosanitarios sobre los cultivos en un radio de 1.000 metros alrededor de cada una de las 900 escuelas rurales que existen en la provincia. Según un cálculo del sector productivo, eso dejaría sin posibilidades de sembrar sobre unas 282 mil hectáreas de campos fértiles. O el equivalente a más de 100 ciudades de Buenos Aires (ocupa 22 mil hectáreas).

En un comunicado suscripto por el universo de entidades agropecuarias entrerrianas, el sector deploró “el fallo sin precedentes de la Cámara Civil ll, Sala Segunda, relacionado al amparo ambiental presentado por la Asociación del Magisterio de Entre Rios Agmer y el Foro Ecologista de Paraná, donde se prohíbe la aplicación de fitosanitarios en un radio de 1.000 metros alrededor de todas las escuelas rurales de la provincia”.

Para los agropecuarios, de entrada, “preocupa el lenguaje utilizado en este fallo, ya que denomina a el acto de aplicar fitosanitaros como ‘fumigación’, ‘pesticidas’, luego ‘químicos’, ‘agroquímicos’, ‘fitosanitarios’, es decir un lenguaje ambiguo”. Corrigiendo el fallo judicial, el comunicado colectivo indica que “salvo el caso de ‘fitosanitarios’ los demás términos no son los adecuados para utilizar”.

Pero la cuestión del léxico es completamente menor frente a otros flancos habilitados por el fallo judicial, que ahora debería ser apelado. Las pérdidas a muchas empresas agropecuarias pueden llegar a ser millonarias si no se revierte rápidamente esta decisión, que se conoció justo cuando se está iniciando la siembra de granos gruesos, en especial soja y maíz, que lógicamente requieren para su producción de tratamientos con agroquímicos.

En ese sentido, el comunicado difundido por la Bolsa de Cereales de Entre Ríos indicó: “Debemos informar que nuestra provincia tiene alrededor de 900 establecimientos escolares y si no se puede utilizar para agricultura un radio de 1.000 metros, lo que nos parece irracional y arbitrario, estamos dejando sin producir un total de 282.000 hectáreas”, se advirtió.

Según el fallo, el radio alrededor de cada escuela que debería quedar libre de agroquímicos es de aproximadamente 330 hectáreas.

Para comparar, las entidades rurales indicaron que “en promedio la siembra total de trigo en nuestra provincia es de aproximadamente 300.000 hectáreas”.

“Es nuestra intención dar a conocer a la ciudadanía que nuestro sector de la producción se encuentra comprometido con el cuidado del medio ambiente, con el uso de Buenas Prácticas Agrícolas, que incluyen la utilización de productos fitosanitarios de manera responsable, priorizando el cuidado de la salud de las personas y del medio ambiente”, prometieron los productores.

 

(Fuente: Bichos de campo)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here