Luordes Brassesco (23), es Licenciada en publicidad, encontró su vocación respondiendo a una formación con matices diferentes. La inquietaba el interrogante comunicacional de las grandes marcas, las imágenes, los colores y sus mensajes. Combinó esa curiosidad con su talento para dibujar. Cuando terminó la escuela secundaria, fue con todo y por todo a estudiar publicidad donde encontró distintos caminos dentro de una misma disciplina.

Buscó la vuelta creativa en sus dibujos, mejoró y perfeccionó con lo que aprendió en su carrera, nuevas herramientas de diseño, manejo de los espacios, colores y posibilidades que brinda el arte digital. Dice que sigue investigando, mejorando sus producciones, trata de combinar con creatividad su condición de dibujante para las estrategias que exige su profesión, “mis padres me apoyaron siempre en todo, para que pueda estudiar y para que pueda mejorar lo que hacía y actualmente hago, terminé en el bachillerato de economía y administración, pero me interesó la orientación para estudiar publicidad en Rosario, me sigo capacitando hago cursos que se relacionan con lo que me gusta, capacitaciones que con las que puedo complementar mi formación en áreas artísticas”, dice y explica cómo logró conectar la propuesta formativa de la escuela secundaria y su inclinación por la ilustración, y las nuevas tecnologías.

En su rol debe conjugar criterios estéticos, artísticos y también comerciales, entendiendo que la publicidad es una herramienta comunicacional que utiliza diversas maneras y formas de expansión para provocar un impacto en el público en general. Entiende que la publicidad es una estrategia de marketing para posicionar un productos, un servicios dentro de determinado mercado y para lograr ese alcance “se deben evaluar varios aspectos, juntando muchas veces distintas áreas, me interesa la producción audiovisual, la fotografía entre otras cosas, pero sobre todo en mis trabajos intento volcar todo a partir de la ilustración, que es lo que más me gusta. También me gusta la animación, donde hay mucho por descubrir, aprender y perfeccionar, por eso pienso que me queda bastante por estudiar, me apoyo en la ilustración que considero que es lo mío y lo hago con seguridad”, explica.

Reconoce que dentro de cada especialidad siempre hay cosas que pueden determinar el acercamiento a otras disciplinas, “me gustan los dibujos animados, las películas, hay cosas que se pueden realizar con producciones y presupuestos accesibles, pero para todo hay que prepararse, incorporar nuevos conocimientos, hay que seguir estudiando y mejorando lo que que se produce, es la clave de todo”. A partir de sus diseños y dibujos, encuentra distintas alternativas, se interesa por buscar propuestas que resulten una innovación propia, lo que le permite ver nuevos efectos para ciertas estrategias publicitarias que requieren ‘lo distinto’.

Por otro lado, dentro de la misma carrera fue teniendo distintas iniciativas que se orientan firmemente a lo artístico, “siempre me interesó contar historias con mis dibujos, con mis iniciativas estéticas. Hay quienes tienen otras formas, utilizan otros recursos como la fotografía y demás, yo cuento historias con ilustraciones. Lo mismo me pasa con la creación de personajes, escenografías, espacios, paisajes me motivan para descubrir herramientas que después trato aplicar en mis producciones, nunca dejé de intentar hacer cosas nuevas”, dice, asegurando que desde muy chica fue incondicional a la búsqueda de posibilidades para representar imágenes que ahora, con ayuda de la tecnología, transforma en producciones que tienen un valor particular.

Sobre su profesión piensa que, “estamos muy acostumbrados a ver publicidad informativa y solamente eso, mi idea siempre estuvo orientada a buscar desafíos creativos dentro de la publicidad. Me gusta el rol que ocupa un director de arte en una agencia de publicidad, sobre todo en aquellas agencias grandes, donde hay posibilidades de otras herramientas, estructuras que se logran también con presupuestos importantes, donde no se llega fácilmente, aunque esto no quiere decir que no existan agencias o estudios pequeños de pocas personas que hacen cosas muy interesantes, como existen en Rosario, Córdoba, donde han surgido buenas propuestas” sostiene.

Para Lourdes todo es cuestión de arrancar y animarse, “hay muchos artistas, hay muy buen material humano en todos lados, donde se pueden armar buenos equipos que hagan cosas bien logradas y lleguen a la gente de la manera que se pretende”.

Lourdes, una joven, de voz suave, ‘una tipa piola’ como suelen decir los adolescentes, también es fanática de la música, y entre esa elección se inclina por el rock, destaca la estética que tenían las bandas de principios de los ochenta como Soda Stereo, dice que también fue impactada por Los Redondos y por la música del Indio Solari y obviamente por el arte de tapa de sus discos. En referencia a los diseños de tapa también menciona a Pink Floyd y las imágenes de surrealistas, algo que trata de imitar en sus ‘producciones caseras’. Desde hace poco está –nuevamente- viviendo en Victoria, tuvo la experiencia de trabajar para una agencia de publicidad en Rosario en un  área específica para un trabajo determinado, ahora en su patria chica, realiza diseños de distinta complejidad y también colabora en proyectos artísticos, está abocada a la demanda de trabajos para promociones en redes sociales, comercios, profesionales y productos y servicios de distinta índole.

Una historia de esfuerzos, de mucha perseverancia y de esos sueños que arrancaron en la infancia con juegos, con papeles, lápices de colores. Todavía guarda pequeños bocetos de distintos momentos de su vida y sus dibujos, esos que todavía hoy son parte esencial de sus proyecciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here