Crespo- Este miércoles 9 de mayo al mediodía, las autoridades municipales presentaron personalmente una propuesta para reanudar prontamente las clases de la Escuela Nina Nº 203 “Guaraní”, suspendidas por la grave situación edilicia, aún más comprometida por las lluvias, y pusieron a disposición las instalaciones de IMEFAA y el NIDO para su funcionamiento.

En circunstancias en que se encontraba reunida la totalidad del personal docente y cuerpo directivo,  por el día institucional, junto a la supervisora zonal, se acercaron al establecimiento educativo el intendente, Darío Schneider; el secretario de Desarrollo Urbano y Ambiente, Omar Molteni; la subsecretaria de Innovación Social y Participación Ciudadana, Elina Ruda; y la directora de Desarrollo Social, Vanesa Pusineri. La propuesta fue estudiada ayer luego de que Ruda y Molteni participaran de la reunión de padres y docentes con el  Jefe Zonal de Arquitectura, donde previendo un largo período sin clases decidieron contribuir a resolver la lamentable situación que afecta a esta comunidad educativa, pero que sensibiliza y preocupa a toda la sociedad.

La subsecretaría de Innovación Social y Participación Ciudadana, Elina Ruda, al término de la reunión dijo a Paralelo 32 que el ofrecimiento del municipio es que los alumnos del primer ciclo (1º, 2º y 3er. grado) turno mañana dicten clases en IMEFAA y los del turno tarde en el NIDO. En tanto se está a la espera de la evaluación técnica de la parte eléctrica a cargo de Arquitectura, de tres aulas del edificio escolar, que alientan la expectativa de que los alumnos del segundo ciclo puedan permanecer en el ámbito de la institución, por tratarse del grupo que cumple doble jornada, asistiendo a talleres en contraturno y al comedor que funciona en la escuela.

“La propuesta fue recibida con mucha alegría por parte de los docentes y directivos que se mostraron dispuestos a contribuir con todas las instancias necesarias para garantizar la comodidad de los alumnos”- aseguró la entrevistada.

“El objetivo es que los alumnos no pierdan clases”- dijo la funcionaria, tras la evaluación exhaustiva de los hechos que realizara el intendente al ser impuesto de la situación y los tiempos que demanda la reparación que se requiere.

El municipio comprometió hacerse cargo de la finalización de las aulas de emergencia que venía construyendo la Comisión Cooperadora, obra con la que estaba colaborando, asignando una cuadrilla de obreros para finalizar rápidamente las tres aulas. “La lluvia entorpece el trabajo –explicó Ruda- pero una vez listas estas aulas la escuela completa podría volver a funcionar en un mismo espacio físico.

La subsecretaría precisó que la supervisora elevará la propuesta al Consejo General de Educación, a través de la Dirección Departamental de Escuelas y se espera una respuesta mañana para que los chicos puedan volver a clases el lunes. Mientras tanto los niños reciben tareas por whatsapp de sus docentes, para que no resentir demasiado el aprendizaje por la falta de clases.

Luego de la reunión, las autoridades municipales explicaron la propuesta a un grupo de padres que aguardaba las novedades afuera.

Dejar respuesta