Victoria.- Walquiria Maza es la nueva directora de la escuela de música municipal Justo José de Urquiza. Si bien ella es oriunda de Nogoyá, está muy involucrada con la historia de la escuela y el significado social que esta tiene para los victorienses. Entre los desafíos que enfrentará este año se encuentran las celebraciones por los 100 años de la institución.

Antes de que Walquiria nos atienda, la esperamos en los pasillos. Los alumnos llevan y traen instrumentos. Alguien se sienta a practicar una melodía en la guitarra y otro alumno silba una melopea mientras se aleja. Claramente reina un ambiente musical.

Celebraciones

“El primer objetivo es que el festejo de los 100 años no pase desapercibido”, cuenta la directora una vez que nos recibe. “Esta es una escuela que ha ido cambiando. De formar músicos para la banda pasó a formar profesionales, y de formar profesionales pasó a formar docentes en música, más allá de que la conexión con la banda sigue estando y no se ha disuelto”, agrega.

Asimismo, asegura que hay un “muy buen diálogo” con Hernán Sánchez, el maestro de la banda. En este sentido, explica que el objetivo de lo anterior fue “rescatar los vínculos que se habían perdido”.

“Uno de los perfiles de los egresados de esta escuela es formar músicos para la banda”, dice Walquiria. Sobre esto, suma que por más que ese perfil se haya ampliado, una de las metas buscadas por los alumnos sigue siendo integrar ese espacio musical.

Con respecto a las celebraciones por los 100 años, dice que los actos comenzarán el 1 de agosto con un acto protocolar. Cabe mencionar que la comisión decidió tomar este día como apertura para los festejos no porque se haya fundado en esa fecha la escuela, sino que se la toma como simbólica. Además del acto habrá acciones programadas como capacitaciones, audiciones internas, encuentros de bandas, de coros y conciertos de piano.

La escuela de música dicta clases de piano, clarinete, flauta traversa, percusión, guitarra y saxo. Los alumnos pueden ingresar a partir de los 10 años y comienzan con un taller de libre expresión donde no hay un estudio riguroso, sino que sirve como una suerte de exploración musical.

Salida laboral

La directora explica que la salida laboral de los egresados de la escuela de música es muy buena. Incluso, comenta que hay alumnos que todavía no han terminado el curso y ya cuentan con horas de clase. “Es una carrera que no es fácil y cada estudiante tiene su trayectoria especial, no es para cualquiera porque se requiere vocación”, afirma.

Para aquellas personas que no estudiaron música en su niñez y aun así quieren ingresar en la escuela, hay un curso nivelatorio y diferentes opciones a seguir, como el ya mencionado taller de libre expresión. Por ejemplo, en los profesorados se agrega la formación pedagógica.

Finalmente, Walquiria destaca el equipo de trabajo que tiene la escuela. “La escuela se ha sostenido durante un año sin rector. El equipo tanto de la parte municipal como la del Concejo General de Educación ha llevado adelante la escuela, y eso no es un tema menor”, remarca.

Dejar respuesta