Victoria.- Solo basta con recorrer negocios de los más variados rubros para comprobar la preocupación de sus propietarios por la forma en que han bajado las ventas. Esto incide directamente en el cumplimiento de los costos operativos de cada comercio y obviamente complicaciones a la hora de hacer efectivo el pago de impuestos y tasas.

También consultamos a expendedores mayoristas quienes hacen referencia a una clara disminución en las ventas, que oscilan entre un 10 y un 20 % según los rubros. A raíz de esto, todo lo relacionado a la alimentación está mejor posicionado pero rubros como indumentaria, zapaterías y perfumerías, venden menos.

Según el Presidente de Centro Comercial de nuestra ciudad, Daniel Refatti, hace más de un año que las ventas vienen cayendo  y el “enfriamiento” que le imprimió el gobierno nacional a la economía en su intento de parar la inflación, profundiza el problema. A esto se suma el incremento de los servicios, por ejemplo la energía eléctrica, que tuvo un reajuste del 33 %, recordó el dirigente empresario.

Por otro lado y según datos que maneja, ha sido creciente el cierre de pymes en la provincia, que representa además  la pérdida de muchas fuentes de trabajo. Por cuerda separada se debe tener en cuenta la alta presión tributaria, que refleja la voracidad fiscal del Estado a todo nivel. “Los impuestos provinciales son los más altos del país y las pequeñas empresas están soportando estoicamente una situación límite”.

Locales vacíos

“Hace un tiempo era muy difícil encontrar locales vacíos para alquilar en el centro de nuestra ciudad, ahora se consiguen dentro del circuito comercial. Esto nos preocupa”, sostuvo. Agregó que otro reflejo de esta situación es el “achique” de las horas de trabajo de los empleados y para crecer es fundamental mantener una estructura laboral activa. Aseguró que los comerciantes se quejan por la falta de efectivo y el atraso en el pago de las cuentas corrientes.

La falta de crédito es otra realidad; las exigencias bancarias impiden calificar a una amplia franja de comerciantes a todo nivel.

La Cámara de la Mediana Empresa (CAME) evaluó que la venta en supermercados, un  sector privilegiado por la masiva oferta de productos, bajó en promedio un 5 % en el país.

A la economía interna la mueven los sueldos, de manera que el cierre de paritarias por debajo de los índices inflacionarios representa menos plata para comprar en el mercado minorista.

Sostuvo en declaraciones a Paralelo 32 que si estos ajustes representan un tránsito para que la economía mejore, no deja de generar expectativas, pero tampoco esto se puede mantener por demasiado tiempo.

Estadísticas

También nuestro Semanario consultó a los responsables del área Hacienda de nuestra ciudad, a los efectos que recabar información sobre lo que ocurrió con las altas y bajas de los comercios, comprobando algunos datos reveladores. Se abren más negocios que los que se cierran, inclusive hay quienes dan de baja un negocio pero se inscriben con otro rubro.

Año 2016 (1° de enero al 31 de diciembre)

Altas   215

Bajas  140 (diferencia 75)

Año 2017 (1° de enero al 30 de abril)

Altas   78

Bajas  60 (diferencia 12)

En todas estas inscripciones se detectó que 28 contribuyentes se dieron de baja pero nuevamente se inscribieron con otro rubro.

Tomando literalmente lo manifestado por el representante del Centro Comercial y los datos recabados en distintos negocios, evaluamos que la pendiente sería contraria a la que establecen las estadísticas, porque se abren más negocios de los que se cierran.

Nuestra ciudad está creciendo y obviamente hay un aumento de la oferta, pero la falta de trabajo obliga a muchas personas a pensar en generar ingresos a través de un negocio, y a pesar de todas las dificultades que se presentan se muestran dispuestos a enfrentar adversidades.

Dejar respuesta