Victoria.- Fue anunciada como una verdadera oportunidad para la región, Enología y Fruticultura contaba con el aval de productores, varias entidades y técnicos del Concejo de Educación. En 2016 se lanzó la tecnicatura superior en medio de marcadas expectativas, tanto por lo estratégico de su ubicación como por el despertar de la actividad, sin embargo la interrupción llegó con cierta certeza, y la opinión generalizada es que hubo algunas cuestiones que no se dieron del todo bien.

No habrá cohorte de Enología y Fruticultura en 2019, el consejo directivo del Instituto Superior Gaspar Benavento, sede de la tecnicatura actualmente, optó por solicitar la continuidad de otras carreras como Turismo y Enfermería.

Luego del traspaso de sede a su edificio de calle Congreso, el Gaspar Benavento apostó por sostener otras formaciones con un perfil más acorde a la demanda, así lo expresó su rector Ceferino Tejeira a Paralelo 32. Añadió que la decisión la tomó la Dirección de Educación Superior, aunque no se trata de un cierre sino más bien de una interrupción. “La intención es organizar mejor la promoción y generar una reapertura en 2020 mejor organizada”.

Recordemos que si bien Victoria fue pionera en Entre Ríos al ofrecer esta posibilidad de formación, tiempo después se abrió también en la Costa del Uruguay (Colonia San José) la misma carrera, haciendo lugar a las posibilidades de desarrollo de la vitivinicultura que tienen algunas ciudades allí concentradas, sumado al fuerte acento en la fruticultura.

La diferencia con Victoria era el posicionamiento geográfico, que hacía pensar en una demanda mayor, y si bien al principio existió, también se dio un desgranamiento importante en el cursado.

Otro ítem que hizo imposible la continuidad en el edificio de Técnica es que no se trata de un establecimiento de nivel superior, y esto imposibilitaba poder extender un título terciario. Es de entender que debió existir algún tipo de posibilidad latente para que las autoridades de Técnica hicieran esta apuesta de tiempo, espacio y preparación teórico-práctica, además del laboratorio y el apoyo de otros estamentos como el INTA, por ejemplo. Pero el traspaso a Benavento, marcó un precedente de lo que vendría.

Palabra de Productor

“Es una lamentable pérdida de tiempo, porque el potencial de la vitivinicultura sigue estando y cada vez más. Y la necesidad de profesionales que nos acompañen también, porque de ahí surgió también esta idea”, reconoció Rubén Américo Tealdi, productor local e impulsor de esta alternativa académica.

En este sentido, trajo a colación el anuncio que precisamente por estos días está haciendo la bodega Vulliez Sermet (Colón) sobre su exitosa participación internacional en un concurso mendocino, “el espumante ganó medalla de oro; el tinto ganó dos medallas de plata. Esto no hace más que demostrar que nuestra vitivinicultura funciona, y es necesario acompañarla con profesionales idóneos”.

Tealdi dijo que conocía de la noticia, donde el momento económico tampoco ayuda para sostenerla. “También hay que mencionar que desde el inicio de la carrera hubo un panorama de paros y demás inconvenientes que desalentaron el cursado, porque es innegable que había entusiasmo”.

En la chacra ‘La Paula’ los alumnos de enología, como así también de la facultad de Agronomía, y otras carreras afines, realizan prácticas académicas y puede ver el proceso artesanal que implementa Tealdi; quizás por ello él no puede menos que lamentar esto que ocurre con la tecnicatura, si bien advierte que no escapa a lo que ocurre con nuestro país en general, “Donde todo se patea para adelante, como si eso fuera una solución. Aunque debo decir que el gobernador Bordet siempre mostró especial interés en la carrera, lo resaltó cuando le presentamos la propuesta, por su correlato con el turismo también”.

Desde Técnica

Como vice Rectora de la Escuela Técnica Pedro Radío, Adriana García, mencionó a Paralelo 32 que, vía correo electrónico, ha recibido últimamente entre 20 y 25 consultas de preinscripción a la tecnicatura en Enología (el laboratorio para la formación de los futuros enólogos sigue funcionando en Técnica, por datos que maneja este Semanario —N. de R.). “Por ello debo decir que la noticia de la interrupción de la cohorte me cayó mal, y como trabajo en el nivel superior, veo que los recortes en Educación, y puntualmente en el nivel superior, son muchos y fuertes. Acá se hizo un impasse, tal vez, para tomar impulso y arrancar de otro modo en 2020. Supongo que pasará lo mismo con la Costa del Uruguay, no lo sé con certeza, pero quien tomó la decisión de parar fue el Consejo consultivo del Gaspar Benavento”.

En el Benavento 

El Consejo Directivo es el órgano de gobierno de la institución, formado por el Rector, un consejero docente de cada carrera (hay 4 vigentes), un consejero alumno (que tiene voz pero no voto), y un graduado. Para integrarlo se va a elección, y solamente los docentes perciben tres (3) horas cátedra por esta participación. El rector vota solamente en caso de empate.

Mencionado esto, Tejeira dijo que se hizo una evaluación de las carreras, “Y dirección de Educación Superior nos pidió que el Consejo Directivo elevara la propuesta de continuidad o reconversión de las tecnicaturas. Así las cosas, se optó por pedir la continuidad de la tecnicatura en Gastronomía y Enfermería; y la reconversión de Enología en Turismo”. Turismo no abrió cohorte en 2018 pero sí lo hará en 2019.

El entrevistado agregó que “se produjo un cierto desfasaje en el pase de Técnica a nuestra institución; se tardó en la designación del coordinador, horas cátedras… Y todo eso llevó a que muchos de los preinscriptos perdiera el entusiasmo por la carrera”.

Interés en las carreras 

Hoy tener 20 alumnos en el cursado de una tecnicatura local es un buen número, según precisó Tejeira: “Pero lo que ha sido extraordinario es Enfermería, donde el año pasado tuvimos 120 alumnos, y en el presente alcanzaron a 80; y para 2019 la preinscripción ya es de 90 personas”.

Respecto de Enología, finalizando el segundo año de cursado habría 12(doce) alumnos, y en Primero, el número no superaría los 4(cuatro) estudiantes. “Este bajo número de alumnos también obedece a los pormenores de la demora en el traspaso desde el Consejo General de Educación, no se pudo comenzar en tiempo y forma, porque había más preinscriptos que decidieron revocar esa solicitud”. Por estos días, están trabajando en la contratación de un enólogo que dicte precisamente esa asignatura, haciendo gestiones para el arribo de un profesional de Rosario, que es la ciudad más cercana con este tipo de especificidad docente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here