El árbol de Navidad evoca una tradición que se ha consolidado como un símbolo de festividad y de reunión entre amigos y familiares; y que a medida que avanza diciembre va instalándose en gran parte del mundo el espíritu navideño que conlleva al armado del árbol de Navidad en los hogares, comercios, espacios públicos, el día 8 de diciembre, fecha que coincide con el Día de la Inmaculada Concepción de María.

Pero no existe una única explicación sobre qué significa el árbol de Navidad y por qué se arma el 8 de diciembre. Hay varias leyendas sobre esto, pero la más clara indica que el 8 de diciembre de 1854 el papa Pío IX declaró el Dogma de la Inmaculada Concepción de María, en el que se eximía a María de todo tipo de culpa o pecado por la concepción de Jesús.

A partir de la declaración del papa Pío IX, el 8 de diciembre se festeja el día de la Inmaculada Concepción de María es decir, el día que San Joaquín y Santa Ana concibieron a la Virgen María.

La tradición de armar el árbol de Navidad el día de la Inmaculada Concepción es típica de Italia y se ha difundido a países como Argentina, donde hay gran cantidad de inmigrantes italianos. A su vez, desde Argentina, la tradición se ha expandido a casi todo América del Sur.

No hay una única versión sobre qué simboliza el árbol de Navidad, ni hay una fecha oficial para armarlo. Sin embargo la versión más aceptada es que el árbol simboliza la vida, el universo y el amor de Dios, y se arma el día en que fue concebida la Virgen María, que fue quien trajo al mundo a Jesús, salvador de los cristianos.

Todo esto está sujeto a las creencias personales de cada uno, sin embargo, a veces seguimos las tradiciones sin preguntarnos realmente cuál es la historia detrás de cada una de ellas.

La tradición del árbol de Navidad

La tradición cristiana de decorar un árbol para Navidad proviene de Alemania, sin embargo no es algo original del cristianismo ya que se ha constatado que muchas culturas a lo largo de la historia han decorado árboles en modo de ofrenda a sus deidades.

Los cristianos que comenzaron la tradición de decorar árboles perennes fueron devotos germanos, de la región de Alsacia, y supuestamente fue Martín Lutero quién por primera vez puso luces en él, en el siglo XVI. La tradicional estrella en la parte más alta del árbol representa la estrella de Belén y simboliza la fe del cristianismo. Los adornos, que se cree que originalmente eran manzanas, representan el pecado original y las tentaciones, y las luces (velas, inicialmente) representan la luz de Jesucristo.

El “primer Arbolito” en Argentina

En la Argentina se armó por primera vez en Diciembre de 1807, según relata los diarios de esa época, un irlandés que deseaba recordar las costumbres de su país decoró un pino en una plaza pública.

Los regalos

La costumbre cristiana de colocar regalos a los pies del árbol y abrirlos en Navidad, proviene de los celtas, quienes una vez producido el solsticio (21 de diciembre) se repartían las antorchas como augurio de un pronto verano.

Dejar respuesta