Este lunes 7 de noviembre en Concepción del Uruguay, un hombre mató a su ex pareja, a sus dos hijas y al concubino de la mujer.

Victoria.- La semana pasada hubieron dos hechos delictivos grandes en esta ciudad, de los que se ocuparon los medios periodísticos: el robo en la casa del abogado Héctor Marchesse (ex asesor letrado de la Municipalidad) y otro a la del secretario del juzgado de Garantías, Dr. Julio Guaita. La parecida modalidad aplicada en ambos robos sin violentar nada, llamó la atención.

El cuaderno de Ariel Silva, jefe de Policía Departamental, no registró otros hechos delictivos que los mencionados, pero los mismos fueron tan inusuales que llamaron la atención de todos y dio la sensación de estar ante una oleada de robos. En opinión del jefe local no hay conexión entre los robos y que la cercanía en el tiempo de ambos es producto de la casualidad. En este sentido, se descarta que se traten de los mismos autores.

¿Mensaje mafioso?

En el robo a la casa de Marchesse se habla de un monto que ronda los 300 mil pesos, además de dólares, alhajas y relojes. La policía supone que los ladrones ingresaron por una ventana delantera durante el día y que fueron a lugares puntuales para alzarse con los elementos sustraídos. El domicilio del abogado está ubicado en calle Alem, a solo 200 metros de la Plaza San Martín, en pleno centro de la ciudad. Asimismo, el robo se dio cuando no había ocupantes en la casa. Por otro lado, fuentes con acceso a la información del caso le dijeron a Paralelo 32 que los ladrones que entraron a la casa de Marchesse habrían dejado seis balas sobre una mesa, una por cada integrante de su familia.

El robo a Guaita

Los delincuentes habrían ingresado por una puerta que estaba abierta durante la noche debido a que el funcionario judicial Julio Guaita y su madre tienen un perro y la dejan así para permitir el desplazamiento del animal. La policía no descarta que los delincuentes hayan estado observando el lugar durante un período prolongado de tiempo. En este sentido, las investigaciones apuntarían a un grupo de albañiles que trabajaron hace 20 días en la zona y tuvieron que estar conectados, por su trabajo, con el techo de la casa de Guaita.

De este lugar se llevaron dos LCD de 46 y 32”; un Plasma Marca Sony; una notbook Lenovo, una impresora multifunción, una barra de sonido compuesta por 4 parlantes, bufer y potencia; como así también lapiceras y plumas marca Parker.

Robos sin conexión

Así las cosas, le preguntamos a Ariel Silva si sospecha de alguna conexión entre ambos delitos, pero dijo que más allá de que eran modalidades similares y que los robos habían sido realizados a abogados, no tienen conexión. Silva contó que tienen buenos indicios en ambos casos y dice que se van a poder esclarecer. Las investigaciones apuntarían a que los principales sospechosos serían victorienses.

Dejar respuesta