Victoria.- En un afiche pegado a la puerta de la Escuela Normal se puede leer: ‘Planetario Digital, un paseo por el espacio y las estrellas’, con el detalle debajo que agrega más curiosidad al ocasional lector: Video envolvente 360, ¿Querés viajar a las galaxias, o pasear por los anillos de Saturno, o ver cómo un asteroide choca con la tierra para extinguir los dinosaurios?

Luis Trumper, director del Observatorio Astronómico de Oro Verde que depende de la Asociación Entrerriana de Astronomía, del cual es su presidente, sabe que esta experiencia le puede cambiar la vida a un niño, le pasó a él cuando pequeño y hoy se vale de la tecnología de un domo para proyectar un universo por describir.

“Con el planetario hace ocho años recorremos la provincia de Entre Ríos, hemos estado en la mayoría de las escuelas de Victoria en distintas oportunidades, y con diferentes planetarios, porque han ido evolucionando como lo hace la tecnología, con distintos software, el domo, el proyector y el sistema óptico han cambiado, así que siempre vamos renovando, sobre todo los contenidos”, comenta a Paralelo 32.

Nuestro interlocutor no duda en asegurar que hay muchos temas para hablar, “un día del color de las estrellas, otro de la Vía Láctea, o del cuerpo humano, porque esa imagen 360 grados y envolvente, es muy atractiva y didáctica a la vez”.

Añade que una cosa es entender un concepto mediado por un pizarrón o una película, y otra muy distinta cuando ‘formas parte de la imagen’. “Y de pronto ves pasar un glóbulo rojo, otro blanco; entrás al corazón o al mismo cerebro humano. Todo ello lo permite esta tecnología denominada Full Dome, que utilizan los planetarios modernos”.

— ¿Cómo se va dando la mecánica de la experiencia en el domo?

— “Dividimos la función siguiendo las recomendaciones de los estándares internacionales, que replican las comunidades profesionales de planetarios. Primero hacemos una introducción personalmente, explicando el cielo que se ve esta noche, por ejemplo en esta ciudad, y allí aprovechamos la posibilidad de visitar los planetas que se pueden ver esta noche. Además, en este mes hay algo bastante curioso, y es que tenemos cuatro planetas visibles para observar. Incluso, nosotros en el observatorio de Oro Verde los mostramos, al punto que se ha incrementado la concurrencia por este tema”, dice Luis, y hace extensiva la propuesta a aquellos que los sábados a las 19 horas quieran concurrir al Observatorio de Oro Verde para comprobarlo con sus propios ojos.

Marte está muy cerca de la Tierra, y como no lo ha estado desde hace 15 años. El lunes pasado fue la máxima aproximación, “Y aprovecho todo eso para hablarles a los chicos”. Continúa el astrónomo y describe los planetas a los que se refiere: “comenzando desde el oeste, el lucero Venus, luego siguen Júpiter, Saturno y termina con Marte.

Para concitar más atención y expectación agrega: “Imaginate ver Saturno con los anillos en el telescopio, ¡es algo maravilloso!”

La segunda parte de la función es la proyección de una película de 23 minutos de duración sobre diversos temas,  “La vamos cambiando de acuerdo a la edad de los chicos. Por ejemplo, acabo de pasarles a los chicos la historia de una estrella que buscaba sus planetas, y de esa manera fue mostrando los distintos tipos de estrellas que hay en la galaxia, colores, edades, y cómo nacen y mueren”.

— ¿Para la instalación del domo hay algún requerimiento específico, o se adapta a distintos lugares?, pensando más que nada en la diversidad geográfica de las escuelas de nuestro departamento, y que puede ser una posibilidad para la zona rural o de islas.

— “Básicamente energía eléctrica, un espacio donde poner el domo, puede ser un SUM o aulas de una dimensión razonable que no tengan ventiladores de techo tan bajos, pero en general se puede ubicar bien en cualquier lugar, casi nunca la falta de lugar es una excusa para que el planetario no pueda ir. Además, hemos estado en escuelas rurales y no descartamos llevarlo también a la zona de islas, ¿por qué no? En estos entornos se da algo muy interesante y es que muchas veces vienen los padres a acompañar a sus niños; termina la función y nos invitan una choripaneada para compartir con la familia, en fin, son todas cuestiones muy válidas para la divulgación de la astronomía. Y nosotros probablemente disfrutamos tanto como ellos. Aunque también caemos en la cuenta que una gran mayoría de docentes y niños no han visto nunca un planetario, aún en ciudades capitales”.

La capacidad del domo es aproximadamente para 50 chicos, pero depende también de la edad. “Ayer (martes) estaban los niños de Jardín sin problemas, pero en Secundaria tratamos de no superar los 40, para que estén cómodos y puedan aprovechar la experiencia.  Además está el tema de la disciplina”.

Luis es presidente y fundador de la Asociación Entrerriana de Astronomía que ‘vio la luz’ hacia 1976, y antes de recibir a un nuevo grupo nos comentó que en Paraná, gestionado por esta asociación, se está construyendo el que será el mejor planetario de Argentina, emplazado en un lugar preferencial como es el Parque Nuevo. “Hablamos de un ámbito fijo y con butacas, como ustedes tienen la posibilidad de visitar aquí enfrente (Rosario) pero con una tecnología de vanguardia; y esperamos que esté terminado el año próximo”. El entrevistado dijo que esta idea de un planetario en la capital entrerriana es una demanda postergada por décadas, que finalmente ha tenido asidero con la actual gestión provincial.

Victoria tiene la particularidad de ser conocida como una ciudad de avistamiento para el fenómeno OVNI, ¿Qué reflexión te merece este campo?, más teniendo en cuenta que has observado los cielos por décadas con una mirada científica.

— “Es un tema de debate, pero aquellos que difundimos la astronomía, desde un espíritu absolutamente científico, no renegamos de la posibilidad que haya vida en otros mundos. El universo es muy grande, y sería una enorme estrechez y negligencia mental cerrarse a esa posibilidad; sobre todo a la luz de los descubrimientos que se han hecho en los últimos años. De allí a afirmar que se ha descubierto vida extraterrestre o que los fenómenos luminosos que la gente describe en sus relatos son naves extraterrestres, hay un gran trecho. Y ese es una línea que en lo personal no estoy dispuesto a cruzar. Nunca he visto nada parecido, y pienso ceñirme al método científico hasta mis últimos días”.

Añadió que “La ciencia necesita de pruebas y/o evidencias para validar aquello que algunos ante cualquier fenómeno luminoso, tan temerariamente, se animan a afirmar que son naves tripuladas por seres inteligentes”.

En la agenda de visitas también están contempladas visitas a otras escuelas del Departamento, léase: La escuela Nº 7 del Barrio Abadía a comienzos de septiembre; en la Escuela Guillermo Brown estarán en octubre, y en esa continuidad también se mencionó al Instituto John F. Kennedy.

— Dicen que toda pasión tiene en su génesis un evento particular, alguien que te acercara a la astronomía, por ejemplo. ¿Hubo ese alguien?

— “La inclinación por la ciencia astronómica comenzó cuando a los 10 años mi papá me regaló un libro que se llamaba ‘El cómo y el porqué de las estrellas’. Francamente tuvo una fuerte influencia en mí, que lleno de historias y de dibujos… imagínate lo que se sabía en la década del ’60 del sistema solar y de la galaxia, nada. Estaba más lleno de misterios que de certezas, pero confieso que me cambió completamente la vida”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here