El polideportivo municipal cuenta con baranda de accesibilidad para personas con discapacidad y hamacas dobles. El nuevo trabajo realizado por Pipi Amarillo fascina a quienes asisten diariamente al predio y que por alguna complicación física se veían impedidos de hacer un uso completo de las instalaciones.

Con el ingenio que lo caracteriza pero fundamentalmente con un gran corazón solidario, el nogoyaense que supo llegar hasta los medios nacionales por sus acciones con fines inclusivos volvió al ruedo y promete más sorpresas para enero.

“Se trabajó sobre una hamaca que era rotativa y en la que habían ocurrido algunos accidentes”, comenta, y suma: “La idea era que la puedan disfrutar más chicos y que a su vez no sea peligrosa”.

No conforme solo con la hamaca doble y la rampa, Amarillo deslizó que posiblemente se inicie el 2017 con un proyecto para juegos con accesibilidad en el Paseo los Puentes. “Calculo que para enero ya lo van a poder disfrutar los chicos”, informa y sonríe.

No acostumbrado a quedarse con los brazos cruzados sostiene que “la crítica tiene que permitir actuar en positivo”, de alguna manera enseña que con voluntad todos podemos hacer de este un mundo mejor. “Todo lo que sea para que lo disfruten los chicos”, puntualiza.

Dejar respuesta