En las esquinas de las ventanillas siempre observamos esos puntitos y la franja negra que cubre todo el borde. Más de una vez nos preguntamos de qué se trata, ¿es sólo estético? ¿tiene algún propósito específico? Bueno, la gente de Jalopnik tuvo la misma duda que nosotros, así que decidieron cortar por lo sano y se comunicaron con una empresa fabricante de ventanas para resolver el enigma de los puntitos negros.

Según les dijeron, el material con el que se pintan los bordes es un compuesto semifundido de cerámica que es casi imposible de rascar. El “frit”, como se dice en inglés, sirve para tres cosas esenciales. La primera y más importante es proteger el sellador de uretano, ¿pero qué es el sellador de uretano? Es lo que impermeabiliza nuestro auto y además sostiene la ventana en su lugar. Por lo tanto, sin el “frit” el sol quemaría el sellador, mandando a volar nuestra ventana cada vez que aceleremos a fondo.

Los otros dos usos son más estéticos. Por un lado el “frit” cubre el pegamento y por el otro, hace que la superficie sea más rugosa y por lo tanto, más firme. La disposición “gradual” de los puntos, que van desde más grandes a cada vez más pequeños sirve como atributo estético, y a la vez ayuda cuando se calienta el vidrio en el horno durante su producción distribuyendo la temperatura de manera regular.

 

Dejar respuesta