El cuadro de situación, según varias fuentes del sector, empezó a ser evaluado en la primera reunión para la fijación del precio que regirá en la cosecha de marzo a septiembre de este año, donde también se reeditaron las quejas por el incumplimiento de los valores vigentes y el pago con plazos excesivos.

En la misma convocatoria, impulsada por el Instituto Nacional de la Yerba Mate (Inym), trascendió además el malestar de los cosechadores o “tareferos” por el pago con bonos o vales de sus haberes, condicionados a compras en determinados comercios.

En ese contexto, tanto los industriales como los molineros, productores, cooperativistas y trabajadores rurales, comenzaron las conversaciones para actualizar el precio de la materia que se ubica en 5,10 pesos para el kilo de hoja verde y 19,20 pesos para la “canchada” o semielaborada.

Las partes no dieron a conocer sus pretensiones, pero las cooperativas se expresaron por “el mantenimiento” de los valores mencionados, ante la falta de cumplimiento que se verifica en el lapso que comenzó en octubre del año pasado y se extenderá hasta el 31 de marzo.

 

Fuente: El Liberal

Dejar respuesta