Una mujer de 83 años de Crespo fue engañada por un sujeto que se ganó su confianza y a quien permitió ingresar a la casa, donde mediante un ardid le robó los ahorros.

Carlos Goette, hijo de la damnificada contó a Paralelo 32 que en la mañana de este jueves 10 de noviembre, su madre regresaba de hacer las compras en el supermercado cuando se encontró con un hombre que la saludó y comenzó a charlar haciéndole mención que estaba volviendo del Colegio, consternado por haberse enterado del fallecimiento del Padre Enrique.

Fue así que comenzaron a hablar mientras se ofreció a llevarle las bolsas de compras, “mientras caminaban le contó que conocía a mi hermano, del cual menciono el nombre y que se había enterado de la muerte de mi padre. Y fue así que llegaron hasta la casa, donde mi mamá le abrió la puerta para que entrara a dejar las bolsas de compra que le ayudaba a transportar”.

Carlos comentó que es una mujer de 83 años “a la cual siempre le decimos que sea precavida, y le advertimos sobre las situaciones que se están dando con desconocidos que convencen con distintas tretas a las personas para terminar robándoles. Pero en este caso, como la venía acompañando trasladando las bolsas, lo hizo entrar a la casa. Una vez adentro le pidió un vaso de agua, y comenzó a decirle que podía tramitarle ante el ANSES una mejora en su jubilación, para lo que le pidió doscientos pesos. Cuando mi madre fue a buscarlos, observó donde tenía el dinero, y al regresar ella con la plata le pidió nuevamente un vaso de agua. En ese momento, en que se dirigió a la cocina, este hombre ingresó a la habitación y sustrajo el dinero del lugar en que estaba guardado, y salió de la casa.”

Al relatar Carlos lo vivido por su madre, resaltó que le llamaba la atención el hecho de que lograra convencerla de que era una persona conocida de la familia, siendo que ella nunca lo había visto; destacando que contaba con cierta información que utilizó hábilmente para generar la confianza que le permitió pasar al interior de la vivienda.

“Uno le advierte a los padres de que tengan cuidado, y tal vez ellos creen que quien les puedan llegar a robar aparecerán enmascarado a las dos de la mañana, y que a media mañana no puede pasarles nada”, comento Carlos, agregando que “por suerte no pasó nada grave; porque podría haberle pasado cualquier cosa, la hubiese podido golpear si regresaba y lo encontraba robando el dinero, pero no sucedió”.

El individuo, de unos 55 a 60 años, sustrajo una suma importante que venía ahorrado la damnificada. Se radicó la denuncia en la Comisaría local, quienes se encuentran trabajando en el esclarecimiento del hecho.

Dejar respuesta