Victoria.- En horas de la tarde ingresamos a la residencia geriátrica, más de una decena de hombres y mujeres mayores miraban atentamente nuestro recorrido por una amplia galería y un silencio cómplice de los internos no deja que nada interrumpa lo que hablamos con Norma Traverso, dueña del emprendimiento. La vida es monótona entre aquellas paredes y nuestra visita un punto de interés o atracción.

Mate de por medio, la titular de la residencia que, avisada de nuestra visita, ese día había llenado varias hojas de un cuaderno a modo de machete para no olvidarse de nada, comentó que cuando adquirió el inmueble mandó a hacer las modificaciones necesarias para adaptarlo a las exigencias de la legislación sobre geriátricos. De todas maneras las disposiciones no son tan simples de cumplir, porque incluyen cuestiones edilicias que representan un alto costo, pero consideró que está cumpliendo esencialmente con las exigencias.

Con más de 30 años al frente de esta actividad, explicó que el trato de personas mayores tiene varias aristas y en general es un tema complejo, porque son muchas las cosas que se deben tener en cuenta. El personal representa un aspecto fundamental dentro del geriátrico porque deben tener vocación, se eligen en  función de sus características indiviaduales, deben tener personalidad para hacerse respetar, pero una gran dosis de tolerancia porque un abuelo que comente un error no lo hace a sabiendas, por el contrario, su cerebro no funciona como hace 20 o  30 años. Son personas que van perdiendo en forma progresiva sus habilidades y la psicomotricidad. “Se debe manejar esa conducta con persuasión”, por otra parte pierden el sentido de ubicuidad, porque hay que indicar el lugar del  baño en forma permanente, el dormitorio, o donde tiene que ir a tomar agua.

La persona que ingresa al lugar en principio tiene una etapa de adaptación porque sufre el desarraigo, pasa de una vivienda donde estuvo toda la vida a un lugar desconocido. Esa etapa es importante para que se pueda contener a la persona y en general se vuelven muy dependientes. Los geriátricos representan una solución porque el otro camino es poner personas para su cuidado, pero quedan sin ninguna supervisión y en general se producen problemas por falta de atención.

Organización

Otro aspecto importante es el seguimiento a cada interno, porque tiene habitualmente que cumplir con medicación relacionada a enfermedades crónicas y su salud y bienestar dependen de que tomen las mismas en el tiempo indicado. También se suman hábitos cuando el médico consulta si “movió el vientre”, por lo cual se deben inscribir en las planillas todas estas cuestiones.

Por supuesto que conviven personas (hombres y mujeres) que tienen un carácter muy especial, algunos son parcos e irritables y otros colaboran y se adaptan mejor; pero siempre hay que estar preparado para resolver discusiones o litigios entre ellos. Nada importante, se trata esencialmente de las cosas más simples, como una silla, un determinado lugar o algo que otro les usa.

“Cuando entran en crisis hay que actuar en forma inmediata y aguantar hasta que pase”, después viene la charla tranquila sobre el motivo del litigio.

Características

Si bien acepta a adultos mayores que se manejan por sus propios medios, el paso del tiempo va deteriorando las distintas funciones y en muchos casos quedan postrados. “Si estuvo esa persona con nosotros por años no le podemos decir al familiar que lo tiene que retirar”. En consecuencia, tienen que adaptar espacio y dispensar un mayor tiempo de atención.

Reconoció que en muchos geriátricos tienen el problema de la ausencia de la familia, pero consideró que es afortunada porque su residencia no es un depósito de personas sino que tiene una buena colaboración de la familia. Reconoció que en muchos lugares esto ocurre.

Consideró que esto se ha modificado con el correr del tiempo y hay un mayor nivel de responsabilidad de todo el grupo de familia.

“Todos necesitan el afecto de la familia. El afecto es fundamental para que un abuelo se sienta mejor. Con afecto se cura. Lo que no se consigue con amor no se consigue con nada”.

En el trayecto de la vida dentro del geriátrico y en su paso a la muerte el último rostro que ven es el de la enfermera o la dueña de la residencia.

Supervisión

Para la habilitación tuvieron que realizar las inscripciones correspondientes,  en principio en Salud Pública de la provincia, después en la Municipalidad, porque son muchas las exigencias que deben cumplir.

En forma periódica tiene inspecciones de las áreas de la Municipalidad, Desarrollo Social y Bromatología, pero también vienen de Salud Pública de la provincia.

En general supervisan toda la infraestructura, sanitarios, piezas, y especialmente se ocupan de ver el estado de los internos. Posteriormente labran actas y se incluyen en muchos casos sugerencias con respecto a temas edilicios, como ampliar la cantidad de pasamanos o rampas y colocar antideslizantes en pisos, entre otros. También son exigentes en cuanto a la evaluación de espacios, especialmente en lo referido a la cantidad de camas por pieza.

“Esta es una casa de familia con muchos abuelos” señaló.

Recreación

Si bien reconoció que hay muchas tareas relacionadas a la recreación, laborterapia, piscina y paseos, son actividades que se podrían incorporar pero tienen como factor limitante lo económico. La mayoría aporta 8 mil pesos promedio, inclusive algunos tienen la jubilación mínima. Con esta recaudación se debe abonar sueldos de personal, cuatro comidas, elementos de limpieza y lavandería. “Después de todo esto uno hace cuentas y el excedente es poco para todo el esfuerzo que uno hace”, reflexionó. También se quejó porque la última factura de gas fue de 4 mil pesos.

Posiblemente los geriátricos modelo, para personas de alto poder adquisitivo, puedan contar con esos beneficios, pero estos centros actualmente cobran entre 15 y 25 mil pesos por persona como mínimo.

No obstante ello, siempre organizan los cumpleaños, con festejos, música y tortas. También para fin de año hicieron una cena especial con lechón y pollo con lindos postres. En estos casos contaron con la colaboración de las familias de los internos.

Actualmente cuenta con 13 internos para lo que implica el trabajo permanente de dos enfermeras en sala, una cocinera y ella que desarrolla un trabajo a la par.

Otros problemas

En otro orden de cosas –en diálogo con Paralelo 32– sostuvo que en general estos emprendimientos se arreglan con lo que perciben en concepto de canon mensual, porque no reciben ninguna ayuda del Estado. Por otra parte explicó que por tratarse de una actividad complicada y difícil de llevar a cabo, cada vez hay menos geriátricos. Consideró que la atención a los adultos mayores que no pueden ser atendidos por los familiares ha venido creciendo y los otros centros están completos porque no disponen de cupos.

Dejar respuesta