La ciudad presenció en el predio del parque Francisco Ramírez un evento poco común, se reunieron bandas del género musical hip-hop y organizaron un show que tuvo un objetivo claro: mostrar que este género no solo atraviesa a las grandes ciudades. Cabe destacar que este estilo musical se caracteriza por cuatro elementos, estos representan diferentes manifestaciones de la cultura: el rap, que consta en recitar o cantar; el turntablism o “DJing”, que tiene que ver con lo auditivo o musical; el famosos breaking, que es el baile y finalmente, el graffiti, que está directamente relacionado con lo visual y tiene que ver con la pintura.

El pasado evento que reunió artistas de Paraná y Rosario, pero principalmente de la ciudad como Supremacía Hip-Hop y Esencial Hep Hap dejó a la audiencia con muchas preguntas por lo que los nogoyaenses hablaron en la cola del supermercado, en las plazas, en los bares y hasta en las salas de maestros de las escuelas sobre lo acontecido. Bajo este panorama y en búsqueda de respuestas Paralelo32 entrevistó a Gastón Duré, un referente de la cultura del hip-hop y organizador del encuentro.

Duré es un joven nogoyaense que en la medida de lo posible prefiere usar ropa ancha; tiene rastas en la mitad de la cabeza y es estudiante del segundo año de la tecnicatura en diseño gráfico y publicitario. El hip-hop fue su mejor amigo durante la adolescencia, a los doce años empezó a escribir canciones y se sintió impresionado al ver las palabras escritas en el papel, esta situación lo marcó y se transformó en un exponente local de esta práctica cultural.

– ¿Cómo fueron tus inicios con el hip-hop?

– Me la pasaba todo el tiempo escribiendo, por todos lados: en la escuela, en mi casa, en el parque. Con el tiempo conocí amigos de la misma rama con los cuales comenzamos a establecer diálogos cantados, poesías y rimas. Fueron profundizándose y ampliando lo que conocíamos como improvisación o free style.

Siempre me llamaron la atención grafitis que decoraban las ciudades y hacía bocetos en hojas y a veces salía pintar; el beatbox, sonidos con la boca y bailes de break dance. Estas últimas dos surgen en los últimos años, lo que todavía va en camino ya que en la ciudad no hay exponentes que nos enseñen a bailar, que nos muestren la técnica.

–  Para vos, ¿cuál es la particularidad de este género?

– Este género me permitió descubrirme y comprender muchas situaciones de la vida desde lo maravilloso a lo más oscuro. Me permitió ser consciente de las decisiones que tomo y en cómo dirijo mis intensiones. Rapear me llevó a autogestionarme y de ahí a expresarme con los demás, sabiendo que nadie es más que nadie y que todos hemos venido a comunicar algo, a cumplir la misión que uno elige y que muchas veces no se puede verbalizar.

¿Qué significar hacer hip-hop en Nogoyá?

Significa respeto y valor. Vivimos en lugar que es más fácil señalar y prejuzgar que hacer cosas por uno mismo. De eso se trata el hip-hop, de accionar, de expresar lo que muchos callan y ayudar a quien necesite una mano. Respetándonos a nosotros mismo y a los demás, dentro de esto se valora el arte. Nacimos para crear, formarnos como sujetos y pensar una sociedad en conjunto.

– Este movimiento, que no es nuevo, comienza a visibilizarse y tomar fuerza en lugares cada vez más pequeños, ¿cómo se preparan para las presentaciones?

– Nosotros nos presentamos como Supremacía Hip-Hop, no tenemos lugar para ensayar, donde pintó, pintó, en alguna casa o en algún espacio abierto; por ejemplo un parque. Ponemos instrumentales o hacemos sonidos con la boca y nos ponemos a improvisar canciones. Al mismo tiempo tiramos una lona y nos ponemos a bailar, así componemos: independientes pero con espíritu de grupo.

Puede sumarse cualquiera a la movida, no hay edad, de eso también se trata el hip-hop. Descubrir, interpretar, dar la perspectiva a tu manera, no va a cambiar el mundo pero en el mundo cambiará lo veas -cantó-.

– Al desarrollo del estilo lo acompaña un baile, por supuesto, característico. ¿Qué significa?

– Desde inicios del hip-hop en los años 70 este baile es llamado break dance y fue característico dentro de la cultura, además de armar un círculo y realizar competencias ayudás a muchos niños y a adultos a sacarlos de la calle, permite la autosuperación, equilibrar la mente y el cuerpo amando lo que se hace y alejándose de todo lo tóxico, de todo lo que se va perdiendo como sociedad.

– ¿Qué pensás que piensa la gente de Nogoyá cuando los ve practicando al aire libre?

– “Estos son unos locos”. Tal vez la falta de costumbre, de valores que se han perdido, pero venimos a cambiar eso, a demostrarles que se puede y que nos apoyamos entre todos. Basta de hipocresía y desunión, somos guerreros del presente compartiendo lo que nos da fuerza día a día para no detenernos. Al fin y al cabo, nadie tiene el poder de decidir, por eso proponemos otra perspectiva de las cosas, hay que abrirse, ser creativos, innovar. Vivir lo que nos hace feliz y si nos dicen “locos”, somos locos bien.

Dejar respuesta