No se podrá develar el diagnóstico del cura Marcelino Moya

0
389

El juez de Garantías y Transición de Villaguay, Carlos Ramón Zaburlín, rechazó el pedido para que se pudiera concretar una medida probatoria clave en la causa penal que tiene como único imputado al cura Marcelino Moya, denunciado por abusos sexuales en la década del 90.

Los abogados querellantes Juan Pablo Cosso y Florencio Montiel, representantes de la dos víctimas-denunciantes, impulsaron un planteo para que se releve del secreto profesional a dos médicas: la jefa del Servicio de Infectología del hospital San Martín, Adriana Bevacqua, y a la médica tratante del acusado, Laura Díaz Petrussi. Al no hacer lugar al planteo, decisión avalada por la fiscal Nadia Benedetti, el magistrado echó por tierra la posibilidad de escuchar el testimonio de las profesionales quienes intervinieron en el tratamiento de Moya mientras estuvo internado en la sala de Clínica del nosocomio paranaense.

Según se informó desde la querella, el revés a la petición se fundamentó en que “primaba el derecho a la intimidad y a la confidencialidad”. La resolución gener ados, sino también entre las víctimas, porque consideran que dicha declaración podía constituirse en un indicio para determinar que el cura padece una enfermedad de transmisión sexual. “Es una información fundamental porque indicaría que mientras se desempeñó en el clero tuvo una vida sexual activa y quiere decir que estamos ante un sacerdote que debe cumplir con el celibato desde el momento de su ordenación. El secreto profesional también es pasible de ser levantado bajo la responsabilidad del médico si existe una causa penal que se ampare en la doctrina del mal mayor”, formuló el abogado Juan Pablo Cosso.

En esta línea, la querella respondió con una apelación a la negativa de esta medida probatoria, al tiempo que se espera un informe pericial psicológico practicado las víctimas que deben enviar profesionales de Rosario. “La decisión del juez nos defraudó muchísimo, incluso la fiscal no nos ha acompañado”, reprochó el abogado.

Dejar respuesta