Crespo.- Ante el pedido del presidente Mauricio Macri para que provincias y municipios bajen impuestos y tasas que cobran en las facturas de electricidad, como paliativo frente al impacto del tarifazo de los servicios públicos, desde la Municipalidad de Crespo se informaron a Paralelo 32 algunas cuentas que hacen imposible un recorte sin poner en riesgo la calidad de los servicios prestados.

El secretario de Economía y Hacienda Hernán Jacob señaló que “si somos responsables, desde la Municipalidad no podemos perder recursos; si tenemos que bajar la boleta de luz, tenemos que ‘tocar’ otra boleta. Con estos cuadros eléctricos tarifarios aprobados y con los futuros aumentos que el gobierno dice, lo que podemos hacer hasta fin de año, es mantener las tasas de obras sanitarias a los niveles fijados para este año y sostener el nivel de servicios que estamos dando. Es todo lo que podemos hacer. Cualquier disminución de recursos implicaría resentir los servicios. Hemos hecho un esfuerzo muy grande para ‘calzar’ el sistema de ahorro previo y poder ir haciendo las obras de pavimento, por ejemplo. Pero si perdemos más recursos financieros no podremos seguir gestionando en los actuales niveles”.

La factura municipal

La Municipalidad participa del costo eléctrico recibiendo un 8% del precio del kilovatio-hora, el otro 92 % se lo queda Enersa. Esa porción de las tarifas que coparticipa Enersa a los municipios se denomina Contribución Municipal y está detallada por separado en las boletas de los usuarios. No es una tasa municipal, es parte del precio total de la electricidad consumida, ingresa a rentas generales de la comuna. Por otro lado, en la factura de cada cliente se detalla la tasa municipal por alumbrado público, que Enersa recauda y luego traslada al municipio, descontándose una comisión por cobranza (1,7% más 1% más IVA). Ambos conceptos (Contribución Municipal y Tasa por Alumbrado Público) constituyen las cuentas a favor de la Municipalidad, a las que se descuenta la energía eléctrica consumida por la comuna, por tres ítems: alumbrado público, dependencias municipales y Obras Sanitarias. A esta cuenta se agrega, en el caso de Crespo, un descuento por el pago del Programa Mi Ciudad Led por el cual Enersa entregó 1.300 lámparas Led para mejorar el alumbrado público de la ciudad. Este descuento continuará hasta que el programa quede saldado.

Cuentas ajustadas

En la cuenta de marzo, el saldo salió favorable para el municipio en 143.144,74 pesos. La comuna recibe el monto en efectivo desde la empresa. Los meses que favorecen a Enersa, paga la diferencia la Municipalidad. Con un presupuesto anual que ronda los 350 millones de pesos, algo menos de 30 millones por mes en promedio, el saldo representa menos del uno por ciento de los recursos/gastos mensuales de la Comuna.

Según Jacob, esos números determinan que las cuentas sean muy ajustadas y no haya muchas variantes para resolver la ecuación municipal. Si la Comuna baja o elimina la tasa de Alumbrado público, le queda un ‘agujero’ de más de un millón mensuales. En este punto hay que destacar que entre 2015 y 2018, tomando el primer trimestre de cada año, el gasto en alumbrado público para la comuna (pagos en personal, combustible, electricidad, reparaciones, gastos varios) pasó de 645 mil pesos a más de 2,9 millones, multiplicándose 4,5 veces el costo total.

Tampoco se podría disminuir el gasto en el servicio de Obras Sanitarias, porque implicaría menos uso de estaciones de bombeo afectando el servicio de agua o el drenaje de la red cloacal. Sólo queda hacer algunos ahorros en las dependencias municipales, pero las cifras tampoco aportarían mucho, ya que el gasto actual es apenas el uno por ciento del presupuesto mensual.

Por otro lado, si se toca a la baja la tasa de electricidad, para compensar habría que aumentar otras tasas como la de Obras Sanitarias, que ya pegó un sacudón en Crespo.

Además, hay un efecto cascada en las bajas de impuestos, que suenan mejor en los medios que en las cuentas públicas. Si la Nación y la Provincia retocan los respectivos impuestos en la factura de cada usuario (IVA, impuesto provincial) se afectará la coparticipación de esos tributos al municipio, disminuyendo su recaudación total a partir de una menor recepción de ‘copa’ nacional y ‘copa’ provincial.

Tarifas y tasas

La tarifa que se cobra a las comunas por alumbrado público es plana y actualmente vale 3,0075 pesos por kilovatiohora, equivalente a casi 600 kwh de consumo mensual en tarifas residenciales, sin considerar descuentos por ahorro o subsidios.

La tasa por alumbrado público está establecida en el Código Tributario Municipal y en la ordenanza impositiva anual en 10% para comercios (usuarios comerciales) y 16% para casas de familia (usuarios residenciales). En 2009 se había establecido en 5% para comercios y 12% para clientes residenciales. Por un decreto de junio de 2014, se incrementó el porcentaje por aumentos de costos del 163%, según se argumentó en ese momento. Clubes, iglesias, escuelas, hospital, entre otras instituciones, no pagan la tasa de alumbrado público.

“La tasa es neutra para la Municipalidad”

El secretario Jacob señaló que el cobro de la tasa de alumbrado se compensa con los gastos en energía que tiene la Municipalidad. En marzo rondó 140 mil pesos a favor de la Comuna, solamente. “Es neutro para las cuentas municipales. Esos 140 mil pesos, en 2,4 millones que paga la gente no llegan al 5%. Por ejemplo, para bajar un punto, del 16% a 15% en la tasa residencial implicaría, haciendo cuentas, que en una boleta de 2 mil pesos, bajaríamos de 320 pesos de tributo municipal a 300”, ejemplificó el funcionario. “No sé si bajando le resolvemos el problema a la gente, pero ponemos en riesgo la prestación de un servicio”, agregó el secretario.

Haciendo otras cuentas con los números que mostró en varios gráficos, Jacob calculó que, si se exige a los municipios sacar la tasa de alumbrado público, la Municipalidad debería triplicar, al menos, la tasa de Obras Sanitarias. Recordó que la tasa no es un impuesto, es el cobro de un servicio. “Si queremos reducir el 50% de la tasa, apaguemos el 50% del alumbrado público y veamos qué pasa en la ciudad”, argumentó.

El ejemplo de marzo

Como ejemplo de las cuentas de electricidad entre municipio y distribuidora eléctrica, Jacob mostró la factura de liquidación de Enersa del mes de marzo pasado para la Municipalidad de Crespo.

A favor de Municipalidad

Contribución Municipal                                           1.304.252,98

Tasa Alumbrado Público                                          1.108.985,08

Comisión por cobranza tasa              – 36.230,55     1.072.754,53

Total a favor Municipalidad                                 2.377.007,51

A favor de Enersa

Programa “Mi Ciudad Led”                                      205.341,03

Obras Sanitarias (máquinas bombeo)                      834.661,00

Dependencias municipales                                      324.038,12

Alumbrado Público                                                  869.822,62

Total a favor Enersa                                              2.233.862,77

Saldo a favor Municipalidad                                    143.144,74

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here